Donald Trump llega a corte en Nueva York para inicio de caso civil en su contra

0
163

El ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, compareció el lunes en la corte de la ciudad de Nueva York para testificar sobre sus empresas y activos después de ser encontrado responsable de fraude por un juez.

El juicio en el caso civil por estafa que enfrenta Donald Trump en la ciudad de Nueva York comenzó este lunes con la presencia del ex presidente de Estados Unidos, su equipo legal y uno de sus hijos en la corte de Manhattan.

Trump está siendo demandado por fraude por la Fiscal General de Nueva York, Letitia James, quien lo acusa de engañar a bancos, aseguradoras y otras partes interesadas al inflar su riqueza en los estados financieros con fines económicos y políticos.

La presencia del ex presidente en el inicio de este juicio es voluntaria y, a diferencia de los cuatro casos criminales que enfrenta en Atlanta, Florida, Washington y Nueva York, no enfrenta penas de prisión.

Trump ha negado haber actuado mal y se ha declarado inocente en los cuatro casos.

El juicio de Trump se lleva a cabo seis días después de que el juez Arthur Engoron, a cargo del caso, declarara a Trump, a sus hijos adultos y a 10 de sus empresas culpables de fraude. El juicio se centra principalmente en las penas que deben enfrentar.

Acompañado por un numeroso grupo de abogados y agentes del servicio secreto, Trump entró al edificio y pasó entre un grupo de fotógrafos y reporteros, haciendo declaraciones en las que rechaza el caso en su contra.

«Esto es una continuación de la mayor cacería de brujas de todos los tiempos», dijo Trump antes de entrar a la sala del tribunal estatal en el centro de Manhattan.

Este juicio podría llevar a que el ex presidente pierda el control de algunas de sus propiedades más valiosas, incluyendo la famosa Mar-a-Lago en Florida.

Kevin Wallace, abogado de la oficina de la fiscal general del estado, dijo en su declaración inicial que Trump describió sus finanzas a bancos y aseguradoras de una manera «materialmente inexacta» durante una década.

«Tenemos una gran empresa. Construí una gran empresa. Es tremenda», continuó Trump. «Tiene algunos de los mayores activos inmobiliarios del mundo. Y ahora tengo que enfrentarme a un juez deshonesto».

James, por su parte, afirmó antes de entrar a la sala que «la ley es poderosa y frágil» y que «no importa cuánto dinero creas tener, nadie está por encima de la ley».

La fiscal general busca al menos 250 millones de dólares en multas contra el ex presidente, así como una prohibición permanente para Trump y sus hijos Donald Jr. y Eric de administrar negocios en Nueva York, y una prohibición de cinco años de bienes raíces comerciales para Trump y la organización Trump.

Se espera que el juicio se prolongue hasta principios de diciembre.

Aunque más de 150 personas podrían testificar, gran parte del juicio podría convertirse en una batalla de expertos que opinan sobre documentos financieros.

James alega que Trump obtuvo cientos de millones de dólares en ahorros ilícitos al inflar «groseramente» los valores de sus activos para obtener mejores acuerdos con prestamistas y aseguradoras.

Dijo que esto incluía valorar a Mar-a-Lago en hasta 739 millones de dólares, a pesar de que las restricciones de escritura lo limitaban a 28 millones de dólares.

Durante el primer día de juicio, que duró más de cuatro horas antes de un receso, Christopher Kise, abogado de la defensa, afirmó en su declaración inicial que las finanzas de Trump y su organización eran completamente legales.

«Es una de las marcas más exitosas del mundo y ha hecho una fortuna al tener razón en cuanto a las inversiones inmobiliarias», dijo Kise. «No hubo intención de defraudar, no hubo ilegalidad, no hubo incumplimiento, no hubo morosidad con los bancos, no hubo ganancias injustas y no hubo víctimas».

Kise argumentó que los expertos que serán llamados a testificar «podrán confirmar» que asignar valores a las propiedades es, por naturaleza, una cuestión de opinión.

«No existe una valoración objetiva», dijo Kise en su declaración inicial.

Cualquier discrepancia en los valores no equivale a fraude, dijo, y las exenciones de responsabilidad en los estados financieros dejaban «claro que se trataba de estimaciones y que los bancos tendrían que realizar sus propios análisis».

Trump y sus abogados también han argumentado que «nadie resultó perjudicado» por el contenido de sus estados financieros.

Cerca de la 1:20 p.m. hora local, el ex presidente salió de la sala para una hora de descanso destinada al almuerzo, sin embargo, se espera que los trabajos relacionados con el juicio continúen alrededor de las 2:15 p.m.