Ecoanalítica: Pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo es de casi 90%

0
345

Según el economista Asdrúbal Oliveros, socio director de la firma Ecoanalítica, el salario mínimo en Venezuela ha perdido casi el 90% de su poder adquisitivo en los últimos 18 meses debido a la inflación y la devaluación. A pesar de que el salario mínimo es de 130 bolívares, lo que equivale a unos 3,8 dólares al tipo de cambio oficial, esta cantidad apenas alcanza para comprar un kilo de queso duro. Esta situación afecta principalmente a los trabajadores públicos y los pensionados, quienes dependen en gran medida de este salario.

En una entrevista para Unión Radio, Oliveros destacó que en la actualidad se puede comprar solo el 10% de lo que se podía adquirir hace 18 meses con el salario mínimo. Esta es una pérdida significativa en comparación con el sector privado, que también ha perdido valor, pero no en la misma proporción.

El economista señaló que esta situación afecta a los trabajadores del salario mínimo de dos maneras: en primer lugar, el salario se ha mantenido fijo en un país con una inflación muy alta y, en segundo lugar, no reciben compensación en moneda extranjera, lo que podría protegerlos un poco de la devaluación.

Ecoanalítica prevé que la economía venezolana caiga en torno al 1% en 2021  - Radio Fe y Alegría Noticias

Oliveros explicó que esta situación genera una extrema vulnerabilidad para los trabajadores del sector público. Aunque algunos reciben bonificaciones o ayudas en forma de bolsas de comida, la pérdida sigue siendo significativa.

El economista estima que entre el 25% y un tercio de la masa laboral en Venezuela son trabajadores del sector público, lo que equivale a entre 2 y 3 millones de personas. Además, alrededor del 40% de la población vive en condiciones de pobreza extrema y no puede garantizar su alimentación básica.

Oliveros también mencionó que en una encuesta realizada entre empleados del sector público, el 72% de los encuestados afirmó tener otra fuente de ingresos. Esto demuestra que casi tres de cada cuatro trabajadores de la administración pública tienen que buscar otras formas de ganar dinero debido a la insuficiencia del salario mínimo.

Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), una familia de cinco personas en Venezuela necesitaba 126 salarios mínimos mensuales para cubrir la canasta alimentaria en agosto, cuyo costo fue de 491 dólares. Esto significa un aumento significativo en comparación con el mes anterior, cuando una familia necesitaba 7,86 salarios más para comprar la misma canasta básica.

En resumen, la pérdida de poder adquisitivo del salario mínimo en Venezuela ha alcanzado casi el 90% en los últimos 18 meses. Esta situación afecta principalmente a los trabajadores públicos y los pensionados, quienes se enfrentan a una alta inflación y devaluación. Muchos de ellos se ven obligados a buscar otras fuentes de ingresos para poder sobrevivir. Además, el costo de la canasta alimentaria ha aumentado considerablemente, lo que dificulta aún más la situación para las familias venezolanas.