Ecuador está en alerta por el Niño Guerrero: «Estamos vigilante»

0
407

El gobierno de Ecuador negó hoy la presencia del Tren de Aragua, una banda criminal venezolana con ramificaciones en otros países de la región. El líder de la banda, Héctor «Niño Guerrero», logró escapar de la cárcel de Tocorón antes de que fuera intervenida por las autoridades. El ministro del Interior, Juan Zapata, declaró en un comunicado que no hay evidencia de que esta agrupación delictiva opere en Ecuador. Según Zapata, las bandas criminales que operan en el país no tienen relación con el Tren de Aragua y prefieren mantener sus territorios, especialmente en la zona costera que es utilizada para el narcotráfico.

Hasta ahora, las bandas criminales de Ecuador han establecido vínculos internacionales con grupos de productores de cocaína en Colombia y con carteles mexicanos como el de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación, así como con la mafia albanesa. Sin embargo, el ministro Zapata señaló que la policía se mantiene alerta ante un posible ingreso de Héctor Guerrero, conocido como el «Niño Guerrero», líder del Tren de Aragua. Se han activado los equipos de inteligencia, migración y policía para capturarlo y entregarlo a las autoridades venezolanas.

Zapata también resaltó la importancia de intercambiar información con países vecinos como Perú, donde opera el Tren de Aragua, con el fin de evitar la presencia de este grupo criminal en Ecuador. El gobierno peruano ha ofrecido una recompensa por información sobre el cabecilla de la banda. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, anunció que su administración coordina con Colombia, Ecuador, Perú y Chile una operación para buscar, perseguir y capturar a los fugitivos de Tocorón.

Durante la intervención de la cárcel, las autoridades venezolanas encontraron armamento de guerra, incluyendo armas largas, granadas, explosivos y municiones diversas. Aunque no se ha precisado el número de presos fugados, se reporta la muerte de un agente y la detención de cuatro personas presuntamente vinculadas a las redes criminales del lugar, donde se planeaban secuestros, asesinatos por encargo y delitos informáticos.