Eduardo Semtei: Ni Maduro ni opositores radicales quieren ir a elecciones

@DolarToday / Jun 11, 2020 @ 6:00 pm

Eduardo Semtei: Ni Maduro ni opositores radicales quieren ir a elecciones

El exrector del CNE Eduardo Semtei asegura que ni al gobierno ni a algunos sectores de la oposición les interesa ir a elecciones, pero confía en que en el nuevo Parlamento se plasme la mayoría que adversa a Nicolás Maduro, por lo que estima que una nueva directiva del organismo puede conducir a unas elecciones confiables

José Luis Carrillo / TalCual

El exrector del Consejo Nacional Electoral Eduardo Semtei, asegura que al gobierno y a algunos sectores radicales de la oposición no le interesa que haya elecciones, pero que hay otros sectores que adversan la gestión de Nicolás Maduro y desean que los ciudadanos se pronuncien, elijan una nueva Asamblea Nacional (AN) con mayoría opositora que pueda ejercer su labor contralora sobre el Ejecutivo.

Eduardo Semtei, quien es dirigente del partido Avanzada Progresista (organización presidida por Henry Falcón) indicó que la motivación del grupo de ciudadanos que acudió al Tribunal Supremo de Justicia a solicitar la declaración de omisión legislativa para la designación de rectores del Consejo Nacional Electoral, es dar término a la desmotivación de los electores hacia un nuevo evento comicial, que a su juicio se debe a la falta de confianza en el árbitro electoral actual.

“Desde hace mucho tiempo existe una opinión del electorado venezolano y es la idea que el actual CNE imposibilita, de cualquier forma, una victoria de la oposición en una elección. Esto, a pesar de que en 2015 la oposición ganó (las elecciones parlamentarias); sin embargo, recrudeció la desconfianza hacia el CNE y, como una parte de la oposición, enloquecida y brutalizada, se empeñó en abstenerse sobre la base de que Nicolás Maduro iba a caer en pocas semanas, lo que hizo fue alimentar la desconfianza, haciendo prácticamente imposible que la gente pensara en votar”, expresó Eduardo Semtei en entrevista con TalCual.

Indicó que, de toda esa campaña contra el organismo electoral, “que tiene como 12 años pero recrudeció en 2018” surgió la sensación de la importancia de cambiar al CNE, al punto que no hay ningún partido ni ONG, “ni VP, ni PJ ni AP, ni el padre Virtuoso” que dude de la imperiosa necesidad de cambiar a los rectores, por lo que en AP se comprometieron a cambiarlo.

No hay interés en elecciones
El exrector del CNE Eduardo Semtei considera que ni desde el gobierno ni en amplios sectores de la oposición hay interés en acudir a un proceso electoral. Desde el gobierno, porque saben que pueden perder y, desde algunas organizaciones adversarias al gobierno chavista, porque están inclinados hacia una salida

“En la mesa de diálogo nacional nos comprometimos a cambiar al CNE. La vía natural de hacerlo es a través de la AN, pero con las diatribas y la aparición de dos asambleas nacionales hace imposible que alguien consiga los dos tercios (de los votos necesarios para nombrar a los rectores). Si el gobierno los tuviera llamara a votación y si el G4 lo tuviera ya lo hubiese hecho”, apuntó Semtei.

Acotó que el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, ha dicho que, si no hay elecciones de diputados, la AN perece al finalizar el período de los actuales diputados el cinco de enero de 2021.

“¿A quién le interesa las elecciones? A nosotros, la oposición, para renovar la AN, ratificar los Poderes Públicos; somos los más interesados en hacer elecciones y, dado que es el año que está fijado constitucionalmente es obligatoria la elección y nosotros sí queremos una Asamblea Nacional nueva, opositora, entonces planteamos que el TSJ designe a los rectores”, señaló.

Resaltó que, evidentemente, los rectores que va a designar el máximo tribunal del país no van a ser “San Pedro, San Pablo y la Madre Teresa de Calcuta”, apunta Semtei, pero que, con toda seguridad, el nuevo CNE al menos arrancará con el beneficio de la duda de si es bueno o no.

Representación proporcional
-El documento consignado ante el TSJ plantea rescatar la representación proporcional. ¿Puede explicar cómo se logrará eso? ¿Aspiran que el TSJ reforme la Ley Orgánica del Sufragio?

-El gobierno está interesado también en la representación proporcional. Pasaron por una experiencia amarga; en 2015 la oposición sacó el 53% de los votos y el 66 % de los diputados; en la vez anterior, en 2010, fue al revés (favorable al chavismo). Hay una irregularidad. Hay que tratar de articular, equilibrar los votos con el número de los diputados. Si sacas la mitad de los votos te corresponde la mitad de los diputados.

Hay partidos que sacaron 45% de los votos en 2010 y obtuvieron el 20% de los diputados. Pedimos al TSJ, que es el gobierno, sabiendo de la importancia de esta petición, la desaplicación de los artículos que en la ley impiden la proporcionalidad. Eso no será ahorita, las planchas estarán inscribiéndose en octubre.

“Un partido como Proyecto Venezuela –recordó- sacó a nivel nacional unos 100 mil votos y no obtuvo ningún escaño, pero un partido en Amazonas consiguió tres mil votos y salió con representantes en la AN”.

-Eso de la proporcionalidad se empezó a romper cuando comenzó la votación nominal. Anteriormente los escaños se obtenían por porcentajes, con la tarjeta pequeña de los partidos

– Queremos que se establezca la proporcionalidad, un algoritmo o ecuación que equilibre el número de votos con la cantidad de diputados. Estamos proponiendo el cociente nacional; si hay 10 millones de votos y hay 100 diputados se supone que con 100 mil votos obtienes un diputado. Hay que buscar un equilibrio, algo que le interesa tanto al gobierno como a la oposición, porque actualmente el que saca el doble seis se lo lleva todo.

Nombres respetables
– ¿Están de acuerdo con los nombres de Rafael Simón Jiménez y Luis Emilio Rondón para que sean rectores del nuevo CNE?

-Son personas honorables en su trayectoria y currículo. Luis Emilio no ha sido de partidos y Rafael Simón, aunque fue fundador del MAS, luego fue independiente, y en su trayectoria no hay manchas, actos lesivos contra la democracia o penados por la ley; es un historiador con cierto prestigio, tiene fortuna y no parece proclive a venderse.

– Mucho del descrédito del actual CNE, aunque bajo su gestión se hicieron las elecciones de diputados de 2015 en las que ganó la oposición, viene por actuaciones posteriores, como la irregularidad en las elecciones de gobernadores, cuando por ejemplo, en el caso del estado Bolívar, donde la página del organismo mostraba ganador a Andrés Velásquez pero fue adjudicado el candidato del chavismo. ¿Si éste está a favor del gobierno y no genera confianza cómo confiar en uno nombrado por el TSJ, que siempre ha sido favorable al gobierno?

-Si partes de la premisa de que todos son malvados entonces nunca vas a avanzar. Yo hablo de la teoría de la bajada, que quien comienza a violar una ley no se detiene, no hay límite moral y eso le pasó a este CNE, tuvo recato y decoro un tiempo, pero luego la desidia, la flojera, los compromisos hicieron que perdieran el norte. Estamos confiados en que el nuevo CNE, por los nombres que se están considerado, no va a arrancar con el norte perdido, tal vez después pueda perderse, pero en principio va a ser mucho mejor que el actual CNE.

Tiempo suficiente
-Andrés Caleca (expresidente del CNE) afirma que en el estado actual en que se encuentra el organismo se requieren como 10 meses para organizar el proceso electoral. Usted también fue parte del organismo, ¿cree que en seis meses se puede organizar una elección parlamentaria?

-Cuando estuve en el CNE quisimos hacer todas las elecciones de una vez (2000), la megaelección, y en un lapso de cinco meses. Hubo fallas administrativas de las empresas, el tiempo era ajustado y la tecnología era mucho más primitiva y pobre. En 20 años ha avanzado mucho la tecnología, las computadoras, la velocidad en el proceso de datos y su transmisión. Veinte años en lo electrónico es bastante; Caleca es más antiguo que yo, él no está al día de todos los avances tecnológicos en materia electoral, así que decir que no es posible en seis meses, es una temeridad. Con la tecnología actual es posible.

“Quiero destacar algo que venimos diciendo en Avanzada Progresista, y es que lo más costoso es una guerra; es lo más cruento y pérfido, mientras lo más barato, tranquilo, sencillo y simple es votar”, puntualizó Eduardo Semtei.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*