EEUU | Trasplantan riñón de cerdo genéticamente modificado a paciente con muerte cerebral e inmediatamente comenzó a producir orina

0
523

Un riñón de cerdo genéticamente modificado fue trasplantado a un paciente con muerte cerebral en un centro médico de Estados Unidos.

El procedimiento hace parte de una investigación que apunta a la implantación de órganos entre especies con el fin de reducir la cantidad de personas en lista de espera para un trasplante.

La investigación se realizó a un paciente de 57 años, quien había decidido poner su cuerpo a disposición de la ciencia.

Al paciente le extirparon los dos riñones y le implantaron uno que inmediatamente comenzó a producir orina.

Luego de 32 días de haber sido trasplantado, los exámenes mostraron que los niveles de creatinina, un producto de desecho, estaban en niveles óptimos y no había señales de rechazo.

«Este trabajo demuestra que un riñón de cerdo con apenas una sola modificación genética, y sin medicamentos ni dispositivos experimentales, puede sustituir la función de un riñón humano durante al menos 32 días sin ser rechazado», indicó el médico Robert Montgomery, director del Instituto de Trasplantes NYU Langone.

En septiembre de 2021 en Montgomery, Estados Unidos, se realizó el primer trasplante de riñón de cerdo modificado genéticamente a un humano, seguido de un procedimiento similar dos meses después.

Mientras que en los trasplantes anteriores los riñones tenían hasta 10 modificaciones genéticas, en el último solo se realizó en el gen involucrado en el llamado «rechazo hiperagudo», que se produciría a los pocos minutos de conectar un órgano animal a un sistema circulatorio humano.

Al eliminar el gen responsable de la biomolécula llamada alfa-gal, que sería un objetivo principal de los anticuerpos humanos, el equipo del NYU Langone pudo detener el rechazo inmediato.

«Ahora hemos reunido más pruebas que demuestran que, al menos en los riñones, la mera eliminación del gen que desencadena un rechazo hiperagudo puede bastar, junto con los fármacos inmunosupresores clínicamente aprobados, para conducir con éxito el trasplante en un ser humano hasta obtener un rendimiento óptimo, potencialmente a largo plazo», afirmó Montgomery.

Es de recalcar que en Estados Unidos más de 103.000 personas esperan recibir un órgano y 88.000 necesitan riñones.

NTN24