El aumento de la temperatura pone en peligro de extinción a más del 40% de las especies de anfibios

0
677

El Índice de la Lista Roja (RLI) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es una herramienta crucial para evaluar y planificar la conservación de especies en peligro de extinción. En el caso de los anfibios, la Evaluación Global de Anfibios (GAA1) de 2004 reveló que eran la clase de vertebrados más amenazada en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados, las ranas, salamandras, tritones y otros anfibios siguen enfrentando graves problemas.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Nature, se ha encontrado que el 41% de las especies de anfibios estudiadas están amenazadas de extinción. Esto representa un incremento del 39% en comparación con la última evaluación realizada en 2004. La principal amenaza para los anfibios a nivel mundial es la pérdida de hábitat debido a la expansión de la agricultura y la ganadería. Sin embargo, cada vez más especies se encuentran al borde de la extinción debido a nuevas enfermedades y al cambio climático.

Los anfibios son especialmente vulnerables debido a su ciclo de vida, que requiere hábitats acuáticos y terrestres separados. Además, su delicada piel los hace susceptibles a la contaminación química, bacterias e infecciones por hongos. Los cambios en los niveles de temperatura y humedad causados por el cambio climático también representan un riesgo para su supervivencia.

El estudio reveló que las mayores concentraciones de especies de anfibios amenazadas se encuentran en puntos críticos de biodiversidad, como las islas del Caribe, los Andes tropicales, Madagascar y Sri Lanka. Otros lugares con un gran número de especies en peligro incluyen el Bosque Atlántico de Brasil, el sur de China y el sureste de Estados Unidos.

La crisis de extinción de anfibios a nivel mundial no ha disminuido, según los hallazgos del estudio. El cambio climático es un factor clave que agrava otros riesgos, como el cambio de uso de la tierra, los incendios forestales y las enfermedades. Por lo tanto, es necesario investigar e implementar acciones de conservación que aborden los efectos del cambio climático específicos de cada especie, especialmente aquellas que están en riesgo inminente de sufrir una disminución grave en su población.

En resumen, la situación de los anfibios sigue siendo preocupante y requiere una atención urgente. La conservación de estas especies es fundamental para mantener el equilibrio de los ecosistemas y preservar la biodiversidad global.