El desafío de la primaria

0
363

A medida que se acerca la fecha establecida para las elecciones primarias venezolanas, las fuerzas democráticas del país enfrentan crecientes obstáculos y amenazas. La reciente decisión de reinstalar la comisión mixta por parte del Poder Electoral de Maduro y la Comisión Nacional de Primaria parece ser otro intento de interferir en un proceso que debería ser transparente y justo.

El Nacional

El abrupto cambio de las autoridades del CNE el 18 de junio, cuando los rectores vinculados al régimen de Maduro, a Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia se vieron forzados a renunciar, fue un golpe contundente para la confianza en la democracia. Sin embargo, se tomó de inmediato la decisión de recurrir a una primaria autogestionada y al voto manual, para mantener viva la esperanza entre los electores.

La renuncia de María Carolina Uzcátegui, vicepresidenta de la CNP, alegando la existencia de tensiones, desafíos logísticos y técnicos para realizar la primaria, supuso otro obstáculo que se superó también de inmediato.

Mientras, el régimen no ha dejado de intimidar a aquellos que se atreven a participar en el proceso democrático; pero los precandidatos y el pueblo venezolano siguen adelante, mostrando una determinación y valentía encomiables

La analogía del «elefante encadenado», que utilizó el columnista Antonio de la Cruz en su más reciente artículo, es una representación vívida del estado actual de Venezuela. Es crucial recordar en este momento que este enorme animal tiene el poder de liberarse si solo creyera en sí mismo. Del mismo modo, el pueblo venezolano tiene la capacidad de superar estos desafíos y hacer lo que sea necesario para la restitución de una verdadera democracia en el país.

Como nación, Venezuela se encuentra en un punto crítico. Es una fase de transición y lucha, pero también una oportunidad para reinventarse y buscar un futuro más brillante. La próxima primaria no es solo una elección; es un reflejo de la voluntad del pueblo de construir un país próspero y libre.

Por lo tanto, es esencial que en este momento, cuando el CNE reaparece y decide plantear sus condiciones para apoyar la primaria, que el pueblo venezolano no permita que sus voces sean silenciadas o sus derechos conculcados por el miedo a que “el régimen tendrá la supuesta lista de los que voten”; “hará ganar al candidato de oposición que más le conviene”; “están arregladas las máquinas del CNE”… Como dice Lope de Vega, «todos a una». Solo con el compromiso individual y la unión de todos se puede conquistar la libertad y la democracia que Venezuela merece.