Nicolás Maduro viajará a China en busca de apoyo e inversiones en medio de la crisis que vive Venezuela

0
272

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, realizará una visita a China desde este viernes hasta el próximo jueves, en lo que será su primer viaje al país asiático desde 2018. La cancillería china confirmó la visita en un comunicado, señalando que Maduro fue invitado por el presidente Xi Jinping. China ha mantenido estrechas relaciones con el gobierno venezolano, a pesar de su aislamiento internacional debido a la erosión de las instituciones democráticas. Además, China es uno de los principales acreedores de Venezuela.

En el marco de esta visita, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, también visitó China esta semana y se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi. Durante el encuentro, Wang reafirmó el apoyo de China a Venezuela para salvaguardar su independencia y dignidad nacional. Rodríguez calificó la reunión como «extraordinaria» y destacó la ampliación de la cooperación estratégica entre ambos países.

El objetivo principal de la visita de Maduro es buscar nuevas inversiones chinas en el sector petrolero y discutir posibles proyectos conjuntos entre empresas de ambos países. Esta visita representa la décima vez que Maduro viaja a China, habiendo realizado su última visita en 2018, donde elogió la visión del presidente Xi de un «destino común para la humanidad». A su vez, Xi visitó Venezuela en 2014.

Cabe destacar que la visita de Maduro a China coincide con la cumbre del G20 en India, a la cual el régimen chino no asistirá. China ha prestado alrededor de 50.000 millones de dólares a Venezuela en la última década, y el país sudamericano se comprometió a pagar esta deuda a través de envíos de petróleo. En 2018, la deuda ascendía a 20.000 millones de dólares.

El gobierno de Maduro ha enfrentado sanciones por parte de Estados Unidos, impuestas durante la presidencia de Donald Trump y mantenidas por el actual gobierno de Joe Biden. Sin embargo, la administración Biden aprobó el año pasado un proyecto petrolero de la compañía estadounidense Chevron y ha expresado su disposición a aliviar la presión si se alcanzan acuerdos entre Maduro y la oposición de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Venezuela experimentó un crecimiento en 2022 después de ocho años de recesión, durante los cuales su Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo un 80% debido al colapso de su industria petrolera. Este rebote fue resultado de la flexibilización de los controles económicos y la dolarización informal de la economía. A pesar de esto, la inflación se mantuvo como una de las más altas del mundo. Maduro ha afirmado que el PIB debería crecer más del 5% para finales de 2023, desestimando las proyecciones privadas.

En resumen, la visita de Maduro a China busca fortalecer las relaciones bilaterales y obtener nuevas inversiones en el sector petrolero. A pesar del aislamiento internacional de Venezuela, China ha mantenido su apoyo al gobierno de Maduro y es uno de sus principales acreedores.