¿El fin de los acuerdos de Barbados?: Delcy Rodríguez arremete contra EE UU y dice que se trata de una «política de chantaje y extorsión»

0
198

La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, expresó duras críticas hacia Estados Unidos por las sanciones impuestas a funcionarios del régimen. Según Rodríguez, el gobierno estadounidense no levantó las medidas como se había acordado en el Acuerdo de Barbados.

Rodríguez calificó el Acuerdo de Barbados como una política de chantaje y extorsión, afirmando que Estados Unidos no levantó el bloqueo como estaba estipulado en el acuerdo. Para ella, esta política representa una forma en la que Estados Unidos intenta influir en la política nacional a través del chantaje.

Además, Rodríguez caracterizó las sanciones como un genocidio económico y social contra Venezuela. En su opinión, este genocidio es una manifestación de una misma política que busca destruir a la humanidad y favorecer al capital especulativo. Rodríguez hizo referencia al genocidio en Palestina como una extensión de esta política destructiva.

Estas declaraciones fueron realizadas por la vicepresidenta durante su participación en el seminario «Nueva Arquitectura Financiera Regional. Desafíos para una mejor integración en un mundo de cambios», organizado por la Escuela de Gestión Pública Plurinacional (EGPP) de Bolivia. En este evento, Rodríguez destacó que el sistema financiero internacional está dominado por Estados Unidos, convirtiéndose en una herramienta de agresión económica.

Rodríguez consideró fundamental el diseño de una nueva arquitectura financiera regional para evitar situaciones como las que ha enfrentado Venezuela, donde ha sufrido uno de los bloqueos más severos en los últimos cinco años. Según Rodríguez, el pueblo venezolano está enfocado en la recuperación del país y ya se empiezan a ver signos de recuperación económica a pesar del bloqueo impuesto.

El evento contó con la participación de exmandatarios de izquierda como Alberto Fernández de Argentina, José Luis Rodríguez Zapatero de España y Ernesto Samper de Colombia, así como el excandidato presidencial chileno Marco Enríquez-Ominami, quien ejerce como coordinador del Grupo de Puebla.