El fracaso de Biden es el auge de Trump

1
419

Donald Trump lidera las encuestas de intención de voto entre los votantes republicanos, dejando atrás incluso al popular gobernador republicano Ron DeSantis de Florida. A medida que se acercan las elecciones primarias, parece cada vez más inevitable que Trump sea el candidato del partido.

Pero no solo entre los republicanos está creciendo la popularidad del ex presidente. Estados como Michigan o Georgia, que en las elecciones de 2020 votaron por el demócrata, están mostrando un cambio de preferencia hacia Trump. Según las encuestas de CNN, la población de estos estados está cansada del actual mandatario y optaría por votar por el republicano en las próximas elecciones. Incluso a nivel nacional, Trump lidera la intención de voto con un 47%, mientras que Biden tiene un 43%, según el Wall Street Journal.

Es evidente que hay razones claras por las cuales los estadounidenses están considerando un cambio drástico en comparación con 2020.

El gobierno demócrata ha sido un desastre. A sus 81 años, Biden muestra signos evidentes de deterioro cognitivo. Los repetidos videos en las redes sociales de Biden tropezando, hablando solo, balbuceando o incluso saludando a la nada son pruebas claras de esto. Incluso recordamos cuando en junio del año pasado, durante una conferencia de prensa, pronunció la palabra «Asufutimaehaehfutbw» para referirse a Estados Unidos. Basta con buscar la palabra en Google para comprobarlo.

La inflación ha sido uno de los principales problemas del mandato de Biden. Los precios en Estados Unidos han subido un 3,1% en el último año, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Además, desde 2021, la inflación no ha bajado del 3%, y en junio del año pasado alcanzó un máximo del 9,1%, el porcentaje más alto en 40 años. La economía estadounidense ya no es lo que solía ser, a pesar de que hay más empleo en la actualidad.

El caso de Hunter Biden es otro de los grandes problemas para el presidente. Hunter Biden ha sido acusado de evadir impuestos por un monto de 1,4 millones de dólares y de haber falsificado documentos para justificar su lujoso estilo de vida sin pagar impuestos. En total, enfrenta nueve cargos por delitos.

También está el escándalo de las acusaciones del congresista Jim Jordan, quien denunció los «Facebook files» en agosto. Según Jordan, el gobierno de Biden habría ordenado a Facebook y otras redes sociales de Meta censurar ideas conservadoras durante la pandemia. Este caso no ha recibido mucha atención mediática.

La política migratoria actual de Estados Unidos también es un gran problema. Tanto es así que Trump ha prometido una deportación masiva de inmigrantes y medidas más estrictas de prevención si gana las elecciones.

A Biden se le atribuye gran responsabilidad por lo que está sucediendo en Ucrania y por la retirada militar de Afganistán, así como por el declive social en Estados Unidos. El país ha sido absorbido por la cultura woke, que ahora adoctrina a los niños desde la escuela. Se han normalizado los múltiples géneros y pronombres, así como los bailes de personas trans o drag queens en bibliotecas escolares, y se ha promovido una tormenta de degradación cultural con la bandera arcoíris. Tanto es así que, tras el tiroteo en una escuela católica en Nashville en abril, perpetrado por una persona «no binaria» llamada Audrey Hale, la Casa Blanca expresó su apoyo a la comunidad LGBT en lugar de a las víctimas.

Este es el resultado del gobierno de Biden en Estados Unidos. Aunque las elecciones generales están a casi un año de distancia, no es sorprendente el resurgimiento de Trump, quien se ha convertido en el principal crítico del gobierno y promete ser el defensor frente a la demencia demócrata y la cultura woke.

Artículo publicado en el diario El Reporte de Perú

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.