El Gobierno de Lula da Silva creó un impuesto para los “superricos” y los fondos en el exterior

0
417

El Gobierno de Brasil ha anunciado recientemente nuevas medidas fiscales dirigidas a los «superricos» del país. En primer lugar, se ha propuesto un impuesto del 15% al 20% sobre los fondos exclusivos, que son aquellos con un único titular y una inversión mínima de 10 millones de reales. Actualmente, estos fondos solo son gravados en el momento del rescate de los valores, pero con esta medida se busca cobrar un tributo dos veces al año. Se estima que esta medida generará una recaudación de alrededor de 24.000 millones de reales entre 2023 y 2026.

Además, se ha presentado un proyecto de ley que prevé gravar los rendimientos de capital brasileño ubicados en el extranjero de manera anual. La propuesta establece un impuesto progresivo de hasta el 22,5%, en lugar de solo tributar el capital cuando es repatriado. Esta medida busca hacer frente a la evasión fiscal y garantizar una mayor justicia tributaria.

El Gobierno también ha incluido una rebaja del 10% en la tributación para aquellos que opten por comenzar a pagar este año, en lugar del 15% mínimo previsto inicialmente.

El ministro de Hacienda, Fernando Haddad, ha defendido estas medidas como un paso hacia la justicia social y ha destacado que Brasil busca adoptar las mejores prácticas internacionales en materia fiscal. Estas medidas forman parte de la estrategia del Gobierno para aumentar la recaudación y equilibrar las cuentas públicas del país.

Con estas medidas, el Gobierno brasileño busca asegurar una mayor equidad en el sistema tributario y promover un desarrollo sostenible desde el punto de vista fiscal, social y ambiental.