Régimen de Nicolás Maduro asegura 100% de control de prisiones venezolanas después de siete operativos

0
337

El régimen de Nicolás Maduro anunció el viernes que ha recuperado el control total de todas las cárceles del país, después de intervenir el Internado Judicial de San Felipe, ubicado en el estado Yaracuy (oeste). Esta es la séptima prisión en la que se ha llevado a cabo una intervención desde septiembre, cuando comenzaron los despliegues policiales y militares en estos centros penitenciarios.

El ministro de Interior y Justicia, Remigio Ceballos, aseguró en declaraciones al canal estatal VTV que han tomado el control total del centro de San Felipe, lo que significa que ahora tienen el control del 100% de todas las cárceles del país bajo el régimen penitenciario. Además, anunció que se llevará a cabo un proceso de reimpulso para establecer orden y disciplina en todos estos centros de reclusión.

Ceballos afirmó que están trabajando en el orden, la disciplina y la seguridad penitenciaria, asegurando que se cumplirán estrictamente los derechos humanos. También destacó que las autoridades han desmantelado las estructuras criminales que operaban desde las principales cárceles del país.

Sin embargo, la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) informó que desde la noche del jueves, los familiares de los reclusos de La Cuarta, la última cárcel intervenida, se han concentrado en los alrededores para obtener información sobre posibles traslados de los presos. Según el observatorio, los reclusos están siendo trasladados a cárceles en el estado Miranda y en Guárico, pero sus familiares no han recibido información oficial al respecto.

Estas intervenciones armadas forman parte de la Operación Guaicaipuro, que comenzó con la toma de un penal en el estado Aragua, donde operaba la banda criminal conocida como el Tren de Aragua, que tiene presencia en Chile, Perú, Bolivia y Colombia.

Mientras el gobierno destaca el éxito de estas operaciones, el OVP critica la falta de transparencia en la información proporcionada sobre estos despliegues. Además, la ONG denuncia que en algunos casos se ha informado a los líderes criminales con antelación, permitiéndoles escapar antes de la llegada de las fuerzas policiales y militares.