¡EL MOUSTRO DE ARAGUA! Cronología de una liberación que tardó 31 años en llegar

@DolarToday / Feb 12, 2020 @ 7:00 am

¡EL MOUSTRO DE ARAGUA! Cronología de una liberación que tardó 31 años en llegar

A mi WhatsApp llegó el relato del escape de Morella y como día a día se develaban detalles del maltrato, trauma y abuso del cual fue víctima. Videos y declaraciones que contrastan el horror y la oscuridad que pueden esconderse en la mente de alguien.

por ESTENINF OLIVAREZ / Caraota Digital

Mathias Enrique Salazar hoy de 56 años falló al dejar el manojo de llaves correcto para que Morella finalmente pusiera fin a su calvario. Lo había hecho en otras ocasiones y la puertas del apartamento en el piso 4 de la Torre C de Los Mangos en Maracay no se abrían. ¿La consecuencia? una golpiza y el abuso contra ella por querer recuperar su libertad.

24 de enero: Morella escapa. Autoridades la resguardan y le practican exámenes medico legal y evaluación psicológica.

Tres días después el 27 de este mismo mes Mathias Enrique Salazar es atrapado y recluido en una comisaría de la Policía Regional de Aragua.

28 de enero: Vecinos de Morella declaran ante el Ministerio Público y aunque por mucho tiempo eran convencidos por el victimario que todo estaba bien, existían elementos de interés criminalístico que están en manos de los fiscales asignados al caso.

29 de enero: Mathias es presentado ante el Tribunal Segundo de Violencia. Quien mantuvo por 34, 31 y 23 años respectivamente a 4 mujeres incluida su hija fue imputado por delitos de violencia psicológica, violencia sexual, esclavitud sexual, amenazas y vejaciones.

31 de enero: Se constituye una comisión para realizar inspecciones en los inmuebles donde Salazar mantenía raptadas a estas mujeres. Durante la revisión en Residencias Los Mangos hallan a Fanny y a su hija de 20 años concebida en cautiverio y a Ana María de Salazar quien dice ser esposa del «Gordo Mathias». La característica común de todas. Desnutrición, lucen pálidas y desorientadas

El revuelo que ha desencadenado este caso ha sido mundial. Medios nacionales e internacionales ponen incluso en duda si es real o no. Surgen las preguntas lógicas sobre como logró este hombre someter a tres mujeres por tres décadas. Además del repudio se exacerbó el desconocimiento de las mujeres y el ciudadano el general de la ley que las protege.

El articulo 14 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una vida Libre de Violencia se explica claramente donde comienza una agresión.

Artículo 14. La violencia contra las mujeres a que se refiere la presente Ley, comprende todo acto sexista que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, emocional, laboral, económico o patrimonial; la coacción o la privación arbitraria de la libertad, así como la amenaza de ejecutar tales actos, tanto si se producen en el ámbito público como en el privado.

Una ley que parecía estar en letra muerta por la falta de cumplimiento. Las deficiencias en la formación del personal que atiende estos casos también es una pata coja sobre el tema. Hay que recordar que Morella al momento de escapar de su cautiverio solo tenía acceso a un radio donde descubrió la existencia del Instituto Municipal de la mujer. Al llegar dos de sus representantes no le creyeron.

Ileana La Rosa de la organización Aliadas en Cadena aseguró que el maltrato a veces puede tener rostro de cordero. Comienza por una ofensa, pasa por una golpiza y luego viene el perdón o arrepentimiento del victimario que la mayoría de los episodios es falso. La consecuencia más trágica evidentemente es la muerte.

Quienes logran sobreponerse a un episodio de violencia llevan consigo esa cicatriz. Una marca amarga de un episodio que se pudo evitar. Es deber de las autoridades fortalecer en herramientas a las mujeres para que la sumisión, el encierro y el dolor no cale como rutina. No es normal recibir golpes, no es normal el encierro.

Vale decir que aunque Fanny y Morella se fueron voluntariamente con Mathias creyendo en sus promesas de amor, es menester del Estado investigar. Otro aspecto común en estos casos es la dejadez de funcionarios que no indagaron más allá de lo evidente. Engavetar denuncias de las desapariciones agravó la agonía de mujeres que les toca retomar su vida. Volver a nacer en su edad madura por el robo de su inocencia por este hombre cuyo nombre no debe ser olvidado.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*