El origen del Día Internacional del Beso y por qué se celebra el 13 de abril

0
396

Es un gesto universal de amor y afecto, y hoy se celebra en todo el mundo. Su historia y significado

Por Infobae

Un beso puede ser una expresión de amor, pasión, cariño o amistad. Puede ser un saludo, una despedida, un consuelo o una celebración. El beso es una forma de comunicación universal que se practica en todas las culturas y en todas las edades. Pero, ¿sabías que existe un día internacional dedicado exclusivamente al beso?

Para la Real Academia Española (RAE), el verbo besar representa “tocar u oprimir con un movimiento de labios a alguien o algo como expresión de amor, deseo o reverencia, o como saludo”, en lo que se refiere a la acción que contempla un contacto.

Fue esta acepción carnal la que emprendieron un hombre y una mujer oriundos de Tailandia para generar un récord mundial, despertar la atención y ser fuente de inspiración para que se creara el Día Internacional del Beso, una celebración que tiene menos de una década.

Ekkachi y Laksana Tiranarat, un guardia de seguridad y su esposa, respectivamente, ganaron el concurso en 2013 con el beso más largo de la historia (se extendió por 58 horas, 35 minutos y 58 segundos) y entraron en el libro Guinness de los récords.

La competición se llevó a cabo en un centro comercial de Pattaya, Tailandia, y contó con la participación de nueve parejas que debían permanecer besándose sin interrupción durante horas.

Hay muchas teorías sobre cómo se originó el beso y por qué lo hacemos. Algunos científicos creen que besar es un comportamiento aprendido, ya que aproximadamente el 10% de los humanos no se besan y muchos menos besan con intención romántica o sexual. Otros creen que besar es instintivo y tiene sus raíces en la biología.

“El beso es tan antiguo como el mundo. Aparece en el Antiguo Testamento, como una manifestación explícita de amor y compromiso en diferentes partes del texto bíblico. Aún con sutiles diferencias culturales, el beso permite el contacto de una de las partes más sensibles del cuerpo, los labios, con la piel o los labios de otra persona, permitiendo que se perciban características del otro que no podrían conocerse sin este acercamiento tan estrecho”, manifestó en diálogo con este medio Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

La ciencia nos ha enseñado mucho sobre los besos. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford sugiere que besar nos ayuda a evaluar a las parejas potenciales y, una vez en una relación, puede ser una forma de conseguir una pareja a largo plazo. También se ha descubierto que usamos 146 músculos e intercambiamos 80 millones de bacterias nuevas para besar.

Besar provoca una reacción química en el cerebro, que incluye un estallido de la hormona oxitocina. A menudo se la conoce como la “hormona del amor” porque despierta sentimientos de afecto y apego. Según un estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, la oxitocina es particularmente importante para ayudar a los hombres a vincularse con una pareja y permanecer monógamos. Las mujeres experimentan una inundación de oxitocina durante el parto y la lactancia, lo que fortalece el vínculo madre-hijo.

Para Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, “el beso es un contacto intenso que no solo nos une al cuerpo del otro y nos ayuda a conectarnos con el placer, sino que estimula la secreción de oxitocina que ayuda al apego y libera endorfinas que dan sensación de bienestar”. Esta y otras “hormonas felices” como la dopamina nos hacen sentir mareados y eufóricos. Cuanto más consigamos de estas hormonas, más las querrán nuestros cuerpos. Para algunos, esto puede ser más evidente al comienzo de una relación. Sin embargo, según un estudio, las parejas en relaciones a largo plazo que se besan con frecuencia informan una mayor satisfacción en la relación.

No es ningún secreto que algunos besos son totalmente sexuales y están lejos de ser platónicos. Los besos con la boca y la lengua abiertos son especialmente efectivos para aumentar el nivel de excitación sexual ya que los labios tienen más terminaciones nerviosas que cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Investigaciones anteriores muestran que para las mujeres, besar es una forma de evaluar a una pareja potencial. También se ha demostrado que los hombres se besan para introducir hormonas sexuales y proteínas que hacen que su pareja sea más receptiva sexualmente.

Recientemente, un nuevo estudio publicado en Sexual and Relationship Therapy proporciona evidencia de que la frecuencia de los besos es un fuerte indicador de la satisfacción sexual y de una relación. Los resultados sugieren que “la frecuencia de los besos podría considerarse una especie de clima de campana para determinar si el vínculo de relación es fuerte y la calidad sexual es alta”, según los autores de la investigación.

“Me interesó este tema porque la mayoría de las investigaciones que se enfocan en el comportamiento físico y su asociación con la relación y la satisfacción sexual ha examinado las relaciones sexuales u otros comportamientos abiertamente sexuales”, manifestó la autora del estudio Veronica Hanna-Walker de la Universidad Brigham Young.

“Besar puede ser una herramienta útil para ayudar a fortalecer los aspectos emocionales y sexuales de las relaciones. Besar más puede aumentar la excitación sexual, la probabilidad de experimentar un orgasmo durante las relaciones sexuales y aumentar los sentimientos de apego seguro entre las parejas. Si bien es una pequeña parte de las relaciones románticas, es importante no olvidarlo”, reconoció Hanna-Walker al sitio web de noticias sobre psicología y neurociencia PsyPost.

Y añadió: “La literatura sobre besos sugiere que los hombres y las mujeres piensan en besar de manera diferente. Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que los hombres creen que besar es más importante durante el comienzo de las relaciones o antes de una experiencia sexual. Por otro lado, las mujeres parecen darle más importancia a los besos a lo largo de la relación y no solo al principio”.

Para Literat, “cada persona puede tener sus preferencias en lo que respecta al acto de besar, igualmente que en lo referido a otro tipo de contacto físico y acercamientos. Por eso, el mejor besador es aquel que puede besar a la otra persona exactamente como a él o ella le gusta”. “En Sexologia Clínica, existen ejercicios que realizan los pacientes como ‘tarea para el hogar’, que consisten en destinar 10 o 15 minutos al día a enseñarle a la pareja como uno quiere que lo besen y a aprender a darle al otro sus besos preferidos. Además de ser muy útil, podría ser una manera realmente placentera de celebrar este día”, concluyó la especialista.

Los seres humanos se besan por todo tipo de razones. Nos besamos por amor, por suerte, para saludar y despedirnos. Y cuando nos detenemos a pensar en el acto de besar, es un poco extraño, ¿no? ¿Presionar tus labios contra los de otra persona y, en algunos casos, intercambiar saliva? Resulta que hay algo de ciencia detrás de este comportamiento extraño pero agradable.

Existe toda una disciplina dedicada a la investigación científica detrás de los besos; se llama filematología. En diálogo con el sitio de noticias Quartz, Rafael Wlodarski, un conductista evolutivo cuya investigación en la Universidad de Oxford se centra en la sexualidad humana, explicó sobre sobre sus hallazgos filomatológicos: “Imagínate que estás en un bar, te fijas en una persona y esta persona también se fija ti. Luego, se levanta, se acerca lentamente, se escupe en la mano y te susurra al oído: ‘¿Te interesaría probar esto?’. Eso es básicamente lo que hacemos cuando besamos”.

Muchos de los estudios específicos que Wlodarski analiza en el artículo tratan sobre las diferencias de género, como su estudio de 2013 que descubrió que las mujeres priorizan los besos más que los hombres, “al menos en un contexto heterosexual”. Quizás lo más interesante de la investigación del experto es que el mismo estudio argumenta que hay “muy poca evidencia para respaldar la hipótesis de que la función principal de besar es elevar los niveles de excitación”. Entonces, ¿por qué nos besamos, si no es solo porque se siente bien?

Entre muchas otras cosas, la filematología mira a partir de lo que pudo evolucionar el besar. ¿Alguna vez has visto a una mamá pájaro alimentar a su bebé masticando la comida antes de escupirla en la boca del niño? Bueno, eso se llama “beso de alimentación”, y algunos investigadores creen que besarse puede haberse desarrollado a partir de esa actividad materna. Las escrituras sánscritas de 3.500 años de antigüedad, llamadas Vedas, contienen la primera documentación de besos que conocemos, y también tenemos pruebas de la celebración de besos románticos en otras culturas antiguas, como Roma. Todas estas diferentes perspectivas históricas sobre el cruce de labios son consideradas por los filematólogos en su investigación.