Régimen Chino prohibió a sus funcionarios gubernamentales usar iPhone para trabajar

0
302

Según informó el Wall Street Journal, China ha emitido una orden a los funcionarios de las agencias gubernamentales centrales para que no utilicen iPhones de Apple ni otros dispositivos de marcas extranjeras en su trabajo ni los lleven a la oficina. Aunque no se mencionan otras marcas o modelos de teléfonos en el artículo, se ha enfatizado la preocupación de China por la seguridad de los datos, lo que ha llevado a la implementación de nuevas leyes y requisitos de cumplimiento para las empresas.

La medida se produce en un momento de crecientes tensiones entre China y Estados Unidos. Washington ha estado trabajando con sus aliados para bloquear el acceso de China a tecnología vital para su industria de chips, mientras que Beijing ha restringido los envíos de importantes empresas estadounidenses. Estados Unidos ha impuesto restricciones significativas a las empresas chinas, como Huawei, basadas en preocupaciones de seguridad nacional y ciberseguridad.

En respuesta a estas restricciones, China ha instado a las grandes empresas estatales a desempeñar un papel clave en su campaña para lograr la autosuficiencia tecnológica. Esto marca un cambio importante en la estrategia de China, ya que busca reducir su dependencia de la tecnología extranjera.

Si bien no se mencionan explícitamente las implicaciones para Apple en este artículo, es evidente que la decisión de China de prohibir el uso de iPhones por parte de los funcionarios del gobierno central podría tener un impacto significativo en la empresa. China es uno de los mercados más importantes para Apple, y cualquier restricción en el uso de sus productos por parte de los funcionarios del gobierno podría afectar sus ventas y su reputación en el país.

En resumen, China ha emitido una orden a los funcionarios del gobierno central para que no utilicen iPhones de Apple ni otros dispositivos de marcas extranjeras en su trabajo. Esta medida se enmarca en el contexto de las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos, y refleja la preocupación de China por la seguridad de los datos y su deseo de lograr la autosuficiencia tecnológica. El impacto de esta decisión en Apple y otras empresas extranjeras aún está por verse.

Infobae