Elon Musk dice que el primer sujeto del ensayo en humanos de Neuralink puede controlar un mouse de computadora con un implante cerebral

0
412

Elon Musk afirmó que el primer participante en un ensayo humano de Neuralink puede controlar un mouse de computadora con su cerebro, casi un mes después de que le implantaran el chip de la compañía. Pero los detalles siguen siendo escasos, y otras empresas que trabajan en interfaces cerebro-computadora parecen haber superado hasta ahora más obstáculos tecnológicos que Neuralink.

«El progreso es bueno, el paciente parece haberse recuperado totalmente… y es capaz de controlar el mouse, mover el cursor por la pantalla solo con el pensamiento», dijo Musk, propietario de la polémica startup del chip cerebral, en una conversación en un evento de X Spaces el lunes por la noche.

«Estamos tratando de obtener el mayor número posible de pulsaciones de botón a partir del pensamiento, así que eso es en lo que estamos trabajando actualmente: ¿podemos conseguir mouse izquierdo, mouse derecho, mouse abajo, mouse arriba?», dijo, «que es algo necesario si quieres hacer clic y arrastrar algo, necesitas presionar el cursor y mantenerlo así».

Musk dijo el mes pasado que la empresa había completado su primera cirugía de implantación de chip en un sujeto humano de prueba, después de recibir la aprobación el año pasado para estudiar la seguridad y funcionalidad de su implante de chip y herramientas quirúrgicas en humanos.

A los pacientes del ensayo se les colocará quirúrgicamente un chip en la parte del cerebro que controla la intención de moverse. El chip, instalado por un robot, registrará y enviará las señales cerebrales a una aplicación, con el objetivo inicial de «otorgar a las personas la capacidad de controlar el cursor o el teclado de una computadora utilizando únicamente sus pensamientos», escribió la empresa en septiembre.

El éxito temprano de la primera prueba en humanos de la tecnología del chip cerebral podría marcar un hito importante en los esfuerzos de Neuralink por sacar del laboratorio y llevar al mundo real una tecnología potencialmente transformadora de vidas, especialmente para las personas incapaces de moverse o comunicarse.

Sin embargo, Musk ha ofrecido pocos detalles y ninguna prueba sobre el resultado de la operación, por lo que aún no está claro hasta qué punto la implantación representa un avance científico significativo.

Neuralink no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

En última instancia, la ambición de Neuralink es utilizar implantes para conectar cerebros humanos a computadoras para ayudar, por ejemplo, a personas paralizadas a controlar teléfonos inteligentes o computadoras, o a personas ciegas a recuperar la vista. Al igual que las interfaces cerebro-máquina existentes, el implante de la empresa recopilaría señales eléctricas enviadas por el cerebro y las interpretaría como acciones.

Musk dijo el mes pasado que el primer producto de la compañía se llamaría Telepatía, y agregó que sus usuarios iniciales serán personas que hayan perdido el uso de sus extremidades.

«Imagine que Stephen Hawking pudiera comunicarse más rápido que un mecanógrafo o un subastador. Ese es el objetivo», escribió.

Una cosa está clara: los consumidores no tendrán acceso generalizado a esta tecnología en breve. Antes de que los implantes cerebrales de Neuralink lleguen al mercado general, necesitarán la aprobación de las autoridades reguladoras.

Otras empresas que realizan trabajos similares están más avanzados en el proceso de investigación; por ejemplo, una empresa llamada Synchron ha estado inscribiendo e implantando personas en su ensayo desde 2021.

Sychron dijo a principios de este año que los primeros humanos de prueba de su dispositivo de implante cerebral, todos los cuales sufrían previamente de «parálisis severa», fueron capaces de usar el dispositivo para controlar una computadora personal para «actividades digitales de rutina», como enviar mensajes de texto y correos electrónicos y compras en línea.

Neuralink se enfrentó al escrutinio después de que un mono muriera en 2022 durante un intento de hacer que el animal jugara al Pong, uno de los primeros videojuegos. En diciembre de 2022, los empleados declararon a Reuters que la empresa se estaba precipitando en la comercialización, lo que provocó la muerte descuidada de animales y una investigación federal.

Pero en mayo del año pasado, Neuralink recibió la autorización de la FDA para realizar ensayos clínicos en humanos y, unos meses más tarde, la startup comenzó a reclutar pacientes con cuadriplejia causada por una lesión de la médula espinal cervical o esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

El ensayo forma parte de lo que Neuralink denomina «Estudio PRIME», abreviatura de «Precise Robotically Implanted Brain-Computer Interface» (Interfaz cerebro-ordenador implantada robóticamente con precisión), cuyo objetivo es estudiar la seguridad de su implante y robot quirúrgico, y probar la funcionalidad de su dispositivo, según informó la empresa en una publicación de su blog de septiembre sobre el reclutamiento de participantes en el ensayo.