En peligro la promesa verde de Petro por importación de nergía barata desde Venezuela

1
341

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, se enfrenta a un desafío importante: cumplir su promesa de eliminar gradualmente la producción de combustibles fósiles en el país. En su búsqueda de una solución, Petro ha propuesto una estrategia de «integración energética» con Venezuela, un país conocido por ser uno de los principales productores de energía sucia en el mundo, según un informe de Bloomberg Línea.

Durante una reunión en Caracas con el presidente Nicolás Maduro, Petro planteó la posibilidad de importar energía barata de Venezuela como una forma de mantener la transición hacia fuentes de energía más limpias. Esta importación también podría reducir el costo de la gasolina para los automovilistas colombianos. Con reservas de gas natural más de 70 veces mayores que las de Colombia, Venezuela podría ser una opción viable para ayudar en la transición energética.

Sin embargo, el estado actual de la industria energética venezolana plantea serias preocupaciones sobre su impacto ambiental. Décadas de falta de inversión y las recientes sanciones impuestas por Estados Unidos han llevado a la industria energética venezolana a convertirse en una de las más contaminantes del mundo. Las constantes rupturas de oleoductos han afectado gravemente las zonas de pesca, mientras que la quema y las fugas de gas desperdician una cantidad considerable de recursos.

Estas circunstancias plantean la pregunta de si Venezuela puede ser considerada un proveedor confiable para Colombia. La petrolera estatal colombiana, Ecopetrol S.A., ya ha expresado su interés en estudiar la importación de gas natural venezolano a partir de finales de 2024. Sin embargo, persisten dudas sobre la capacidad del sector energético venezolano para satisfacer la demanda local, especialmente debido a los problemas que enfrenta Petróleos de Venezuela S.A. para producir suficiente gasolina.

Aunque recientemente se han levantado algunas sanciones a las operaciones de petróleo y gas de Venezuela gracias a un acuerdo con Estados Unidos, aún existen incertidumbres sobre la capacidad de Venezuela para ser un proveedor confiable a largo plazo.

A pesar de las dificultades, Colombia busca diversificar su producción de electricidad, que actualmente depende en su mayoría de la energía hidroeléctrica. Esta diversificación ayudaría a reducir la vulnerabilidad del país ante las sequías causadas por El Niño, que pueden disparar los precios de la energía.

En resumen, Colombia se encuentra en un momento crítico en su transición hacia las energías limpias. Las decisiones que se tomen respecto a la importación de energía de Venezuela jugarán un papel fundamental en el cumplimiento de las metas medioambientales y en el impacto económico para el país.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.