ESTA ES LA VERDADERA BARBARIE: la vida y la muerte bajo la ocupación rusa

@DolarToday / Apr 3, 2022 @ 12:00 pm

ESTA ES LA VERDADERA BARBARIE: la vida y la muerte bajo la ocupación rusa

La ciudad de Trostyanets estuvo ocupada por las fuerzas rusas durante un mes antes de que los militares ucranianos la liberaran. Los residentes describieron semanas de hambre y horror
Por

Thomas Gibbons-Neff y Natalia Yermak - Infobae

Los últimos tres soldados rusos de esta ciudad ucraniana están en la morgue, con sus uniformes ensangrentados y rotos. El rostro del primero está congelado por el dolor. El segundo tiene su pipa de madera en el regazo. El tercero está metido en su saco de dormir.

Estos muertos no son todo lo que quedó en Trostyanets, una ciudad estratégicamente situada en el noreste del país, donde las fuerzas rusas huyeron hace varios días ante un asalto ucraniano orquestado. La ocupación rusa, que duró un mes, redujo gran parte de la ciudad a escombros, un paisaje diezmado de cascos de tanques destrozados, árboles rotos y supervivientes agitados pero resistentes.

También hay historias, imposibles de verificar, que ponen de manifiesto el tipo de odio que deja la ocupación y que comparten el hilo conductor de la brutalidad: niños retenidos a punta de cuchillo; una anciana obligada a beber alcohol mientras sus ocupantes observan y se ríen; susurros de violaciones y desapariciones forzadas; y un anciano encontrado sin dientes, golpeado en una zanja y defecado.

“Dios, qué ganas tenía de escupirles o pegarles”, dijo Yevdokiya Koneva, de 57 años, con voz acerada mientras empujaba su envejecida bicicleta hacia el centro de la ciudad el viernes.

Las fuerzas ucranianas están ganando terreno, ya que, tras más de un mes de guerra, las fuerzas rusas se están retirando de sus posiciones al norte de Kiev, mientras los soldados ucranianos avanzan aquí, en el noreste. Se suponía que esta zona era poco más que un obstáculo para una campaña militar de gran envergadura que tomaría rápidamente la capital del país y dejaría el este en manos rusas.

En lugar de ello, una combinación de problemas logísticos, baja moral y mala planificación entre las fuerzas rusas permitió a un envalentonado ejército ucraniano pasar a la ofensiva a lo largo de múltiples ejes, reduciendo las fuerzas de ocupación y dividiendo sus líneas de frente.

La victoria ucraniana en Trostyanets se produjo el 26 de marzo -lo que los residentes llaman el “Día de la Liberación”- y es un ejemplo de cómo unidades ucranianas desfavorecidas y más pequeñas han lanzado contraataques exitosos.

También muestra cómo la incapacidad de los militares rusos para conseguir una victoria rápida -en la que “liberarían” a una población amiga- dejó a sus soldados en una posición para la que no estaban preparados: mantener una ciudad ocupada con una población local poco acogedora.

No queríamos esta terrible “liberación””, dijo Nina Ivanivna Panchenko, de 64 años, que caminaba bajo la lluvia después de recoger un paquete de ayuda humanitaria. “Que no vuelvan nunca más por aquí”.

Las entrevistas con más de una docena de residentes de Trostyanets, una modesta ciudad de unos 19.000 habitantes situada en un tazón de colinas onduladas a unos 32 kilómetros de la frontera rusa, pintan un crudo panorama de lucha y miedo durante la ocupación rusa. La violencia implacable de las fuerzas ucranianas y rusas que luchaban por retomar y mantener la ciudad hizo estragos durante semanas y obligó a la gente a refugiarse en los sótanos o en cualquier lugar que pudiera encontrar.

El viernes, los residentes, aturdidos, caminaban por la ciudad destruida, buscando entre los escombros mientras se restablecía algo de electricidad por primera vez en semanas. Viktor Panov, un trabajador ferroviario, ayudaba a limpiar la estación de tren destrozada por la metralla de proyectiles sin explotar, granadas y otros explosivos dispersos. Otros hombres canibalizaban los vehículos blindados rusos destruidos en busca de piezas o maquinaria de trabajo.

“No puedo entender cómo es posible esta guerra con tanques y misiles”, dijo Olena Volkova, de 57 años, médico jefe del hospital y vicepresidenta del consejo municipal. “¿Contra quién? ¿Los civiles pacíficos?” “Esto es una verdadera barbarie”, dijo.

La guerra comenzó en Trostyanets el 24 de febrero, el día en que los rusos lanzaron su invasión de Ucrania. La ciudad se convirtió rápidamente en una vía de acceso para las columnas de tanques rusos que avanzaban hacia el oeste, como parte de su ofensiva al noreste hacia Kiev, la capital. Miles de vehículos blindados pasaron por allí, rompiendo las barandillas de las carreteras y destrozando los caminos.

“Cuando los rusos entraron, durante los dos primeros días, nuestros hombres se defendieron bien, siempre y cuando tuvieran armas pesadas”, dijo Panov, de 37 años. “Cuando se les acabaron, sólo les quedaban los fusiles”.

Más al oeste, el bombardeo ofensivo hacia Kiev pronto encontró una feroz resistencia ucraniana, que detuvo a los rusos a poca distancia de la capital, lo que significaba que los soldados tendrían que ocupar Trostyanets en lugar de atravesarla. Unos 800 soldados se desplegaron, construyendo una docena de puestos de control que dividieron la ciudad en una cuadrícula de barrios aislados.

Los residentes dicen que rara vez intentaron atravesar las posiciones rusas, aunque describen a los soldados ocupantes como bastante amables en los primeros días de la ocupación, y más bien confusos.

La primera brigada de fuerzas rusas que llegó fue más o menos tolerante”, dijo Volkova. “Dijeron: ‘Vale, os ayudaremos’”.

Esa ayuda, explicó Volkova, sólo les permitió sacar los cadáveres de los muertos de las calles. Añadió que unas 20 personas habían muerto durante la ocupación y los consiguientes combates; 10 habían sufrido heridas de bala.

En algunas ocasiones, las tropas rusas abrieron “pasillos verdes” para que los civiles salieran de la ciudad, aunque fue entonces cuando algunas personas -en su mayoría hombres jóvenes en edad militar- fueron secuestradas.

Al principio de la ocupación, los policías de Trostyanets se quitaron el uniforme y se mezclaron con la población. Los que pertenecían a la Defensa Territorial de Ucrania, el equivalente a la Guardia Nacional, se escabulleron a la periferia de la ciudad y trabajaron como partisanos, documentando los movimientos de las tropas rusas e informando a los militares ucranianos.

Otros permanecieron en la ciudad, moviéndose silenciosamente para ayudar a los residentes en lo que podían, incluso mientras los soldados rusos los perseguían. “Estuvimos aquí durante todo el tiempo que duró la ocupación, trabajando lo mejor posible”, explicó el jefe de policía, Volodymyr Bogachyov, de 53 años.

A medida que pasaban los días y las semanas, los alimentos escaseaban y la buena voluntad de los soldados también se desvanecía. Los residentes hervían la nieve para obtener agua y vivían de lo que habían almacenado de sus pequeños jardines. Los soldados rusos, sin una logística adecuada, empezaron a saquear las casas de la gente, las tiendas e incluso la fábrica de chocolate local. Un carnicero pintó con spray “YA SAQUEADO” en su tienda para que los soldados no entraran. En otra tienda, otra disuasión: “TODO ESTÁ TOMADO, NO QUEDA NADA”.

A mediados de marzo, los soldados rusos salieron de la ciudad y fueron sustituidos por combatientes separatistas traídos del sureste. Fue entonces, según los residentes, cuando empezaron a acumularse las atrocidades.

“Eran impetuosos y estaban enfadados”, dijo Volkova. “No podíamos negociar nada con ellos. No nos daban ningún pasillo verde, registraban los apartamentos, se llevaban los teléfonos, secuestraban a la gente, en su mayoría hombres jóvenes, y todavía no sabemos dónde están esas personas”.

Hasta el viernes, la policía de la ciudad había recibido 15 denuncias de personas desaparecidas.

En la morgue, junto a los tres soldados rusos muertos, Volkova señaló una bolsa para cadáveres en un rincón de la sala. “Esta persona fue torturada hasta la muerte”, dijo. “Tiene las manos y las piernas atadas con cinta adhesiva, le faltan los dientes y le falta casi toda la cara. No se sabe qué querían de él”.

En las afueras de la ciudad, la 93ª Brigada Mecanizada de Ucrania, una unidad de experimentados veteranos que habían combatido de forma intermitente en las regiones separatistas del país durante los últimos siete años, se situó lentamente en su posición. Luego, el 23 de marzo, atacaron con un bombardeo de fuego de artillería.

Al día siguiente, bombardearon el hospital de la ciudad. No está del todo claro quién atacó el edificio, pero los residentes locales acusan a los rusos de disparar contra la estructura. El hospital había estado en funcionamiento durante toda la ocupación, atendiendo a todo el mundo, incluidos los soldados rusos. Durante el bombardeo, sólo un médico y una enfermera seguían trabajando allí, y se trasladaron al sótano con los pacientes.

“Por la mañana, nos fuimos a pie con las dos últimas mujeres que quedaban en la sala de maternidad, una embarazada y otra que acababa de dar a luz”, dijo Xenia Gritsayenko, de 45 años, una comadrona que había vuelto al trabajo el viernes para limpiar la sala. Los proyectiles de los tanques habían atravesado las paredes, destrozando los carteles de los bebés e incendiando al menos una habitación. “Era el grito del fondo del alma”.

Las fuerzas rusas huyeron en la noche del 25. Su demolida posición de artillería en la plaza de la estación de tren mostraba signos de una fuerza desabastecida y ad hoc. Las fortificaciones incluían cajas de munición cargadas de arena y gruesos envoltorios de barras de caramelo enrollados y utilizados para apuntalar las ventanas rotas en lugar de sacos de arena. Los uniformes yacían en charcos empapados. Los documentos de suministro rusos volaban sin rumbo en el viento.

Un monumento cercano que conmemora la victoria de la Segunda Guerra Mundial para retomar la ciudad, fijado con un viejo tanque soviético, estaba dañado, pero no destruido. Había sobrevivido a una batalla más.

El viernes por la tarde, Bogachyov, jefe de la policía, estaba clasificando los informes de los habitantes del pueblo que habían corroborado a los antiguos ocupantes, así como tratando de hacer frente a los continuos saqueos. Sin embargo, nadie tenía problemas para desviar el combustible de los tanques rusos abandonados que salpican las carreteras.

“La información es del tipo: ‘Esta persona estuvo hablando o bebiendo vodka con los rusos’, y ‘Esta persona les indicó dónde está la casa de la persona que buscaban’”, dijo.

“No hay información sobre colaboraciones tales como que nuestros ciudadanos hayan tomado las armas junto con los ocupantes o hayan tratado a sus propios ciudadanos con violencia”, dijo Bogachyov, reconociendo que era difícil saber si se estaba enfrentando a espías rusos o simplemente a rencores entre vecinos.

La lluvia de la mañana había desaparecido por la tarde. Las largas colas alrededor de los puntos de distribución de ayuda humanitaria se disiparon. Un camión de la basura pasó de largo, cargado hasta los topes con restos de guerra y raciones del ejército ruso. Algunas personas se hicieron selfies frente a la última pieza de artillería autopropulsada rusa que aún era reconocible.

Galyna Mitsaii, de 65 años, empleada de la tienda local de semillas y suministros de jardinería cercana a la estación de tren, reponía lentamente sus estantes, satisfecha por cómo había resultado el día.

“Sembraremos, cultivaremos, viviremos”, dijo llorando.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*