Estado venezolano sigue sin garantizar traductores para los waraos en instituciones públicas

0
350

La falta de intérpretes para atender a los indígenas más tradicionales está empeorando la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los aborígenes del país.

Mientras los waraos luchan por preservar su cultura y lengua materna en un mundo globalizado, el Estado no ha cumplido con las leyes establecidas para protegerlos de las desventajas históricas que han enfrentado, según informa un artículo de Radio Fe y Alegría.

La mayoría de los waraos que acuden a instituciones como el Registro Civil, el Seniat, el Saime o algún banco no tienen a nadie que pueda atenderlos en su idioma.

Por el contrario, en muchas ocasiones los indígenas han sido maltratados por funcionarios que no pueden entenderlos.

Raúl Martínez, de la comunidad indígena Santa Rosa de Araguao, ubicada a cuatro horas de Tucupita por vía fluvial, denunció a Radio Fe y Alegría que el idioma fue uno de los obstáculos que enfrentó al tratar de resolver problemas con su cédula de identidad en el Saime.

Martínez apenas habla español y los funcionarios no podían entenderlo.

Esta problemática se suma a otros desafíos, como el hecho de que la mayoría de los niños waraos de Delta Amacuro que se han desplazado a Tucupita no están recibiendo educación. Según un funcionario del gobierno regional citado por Radio Fe y Alegría, esta cifra podría alcanzar el 80%.

Este dato forma parte de un estudio socioeconómico realizado por organismos no especificados, según una reseña publicada en julio. Durante el primer trimestre del año se evaluó la situación de 300 personas pertenecientes a esta población.

El estudio reveló que 8 de cada 10 niños de entre 6 y 15 años no están matriculados en el sistema educativo.

Todos los consultados provienen de las comunidades autóctonas de Pedernales, uno de los municipios con mayor población warao en la entidad, según informa el medio.