Estiman que inflación de Venezuela estará entre 250% y 360% para el 2024

0
292

La inflación en Venezuela podría alcanzar niveles entre el 250% y el 360% para el año 2024, según afirman los economistas Daniel Cadenas, Omar Zambrano y José Guerra durante un evento organizado por el Observatorio Venezolano de Finanzas. Estas proyecciones están sujetas a la disponibilidad de dólares por parte del Banco Central de Venezuela para intervenir en el mercado.

Estos expertos también señalan que el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) dependerá de las licencias petroleras. Si se revierten en 2024, se espera una caída del 2% en el PIB. Por otro lado, si se mantienen durante 6 meses, se prevé un crecimiento del 4%, y si se mantienen durante todo el año, el PIB podría aumentar hasta un 8%.

Los economistas resaltan la importancia de que Venezuela obtenga un crédito equivalente al 10% de su PIB para lograr un crecimiento sostenido. En la actualidad, el crédito representa solo el 1% del PIB, y consideran que la política de encajes elevados ha afectado negativamente el crecimiento económico.

Además, los cortes de energía eléctrica han generado una pérdida de hasta 6.000 millones de dólares hasta el año 2022, lo que representa entre el 9% y el 10% del PIB. Para lograr un crecimiento sostenible, los expertos señalan la necesidad de contar con un buen servicio eléctrico que proporcione la energía necesaria para la reactivación económica.

En cuanto al tipo de cambio, este estará determinado por la disponibilidad de dólares que pueda vender el Banco Central de Venezuela. Se estima que el tipo de cambio oscilará entre 170 y 210 bolívares por dólar.

Para el año 2024, la relajación de las sanciones podría traer consigo una cierta expansión fiscal, pero también podría generar una restricción en la oferta, lo que podría resultar en un aumento de la inflación. Todo esto ocurre en un contexto de incertidumbre política debido a las elecciones que se llevarán a cabo en ese año.

Los economistas también destacan que, entre 1973 y 2013, la economía de Venezuela creció a una tasa promedio anual del 2,5%. Sin embargo, consideran que esta tasa es baja debido a la falta de diversificación en las capacidades productivas del país y a la concentración de sus exportaciones en pocos productos.

Si bien hubo un rebote en el crecimiento del PIB en 2021 y 2022 después de la pandemia de COVID-19, este crecimiento fue efímero debido a la persistencia de la inflación y la caída de los salarios. Para el cierre de 2023, se espera una contracción en la actividad económica, principalmente debido a la insuficiencia de la demanda agregada.