Flexibilización de sanciones: un beneficio económico mayor para EE.UU. que para Venezuela

0
360

La prolongación de la guerra en Ucrania y el escalamiento del conflicto bélico en el Medio Oriente están presionando al alza los precios del petróleo. Esto ha llevado a Estados Unidos a reconsiderar las sanciones petroleras impuestas a Venezuela. Ante las elecciones presidenciales de 2024 en Estados Unidos, la administración Biden busca evitar el impacto electoral de un aumento en los precios de los combustibles y la energía. En este sentido, la flexibilización de las sanciones permitirá a Venezuela vender su petróleo en el mercado estadounidense, lo que generará ingresos adicionales para el país y reducirá su dependencia de los auxilios comerciales y financieros rusos.

Además de evitar un posible shock de precios en Estados Unidos, la administración Biden también busca reducir la influencia rusa en Venezuela. En este sentido, las sanciones no permiten transacciones con compañías rusas o empresas mixtas con entidades de la Federación Rusa. Esto significa que los acuerdos petroleros entre Estados Unidos y Venezuela no solo son una estrategia pragmática para ambos gobiernos, sino que también tienen implicaciones geopolíticas y militares.

La flexibilización de las sanciones permitirá a Venezuela vender su petróleo a precios de mercado en Estados Unidos, en lugar de los ruinosos descuentos que tiene que conceder en los mercados asiáticos. Esto generará ingresos adicionales para el país, que podrán ser utilizados para estabilizar la economía, bajar la inflación y importar bienes y servicios esenciales.

Los acuerdos petroleros entre Estados Unidos y Venezuela se basan en intereses comunes. Por un lado, la Casa Blanca busca asegurar un suministro estable de petróleo, mientras que Miraflores busca vender su petróleo sin tener que hacer descuentos significativos. Estos acuerdos tienen varios impactos, como el aumento de la extracción de crudos venezolanos por parte de empresas estadounidenses y la reactivación de la producción y exportación de petróleo y sus derivados. También se levantan prohibiciones para la reventa de bonos de deuda y se autorizan transacciones de la empresa estatal Minerven.

La flexibilización de las sanciones también tiene implicaciones políticas y electorales. Evitar el impacto de los precios del petróleo en la vida de los electores estadounidenses es una estrategia para mantener el apoyo electoral en las elecciones presidenciales de 2024. Por lo tanto, la administración Biden ha otorgado licencias especiales y generales para garantizar un suministro estable de petróleo y evitar los costos políticos de no cuidar los acuerdos con Venezuela.

En resumen, los acuerdos petroleros entre Estados Unidos y Venezuela tienen como objetivo evitar un aumento en los precios de los combustibles y la energía en Estados Unidos, garantizar un suministro estable de petróleo y reducir la influencia rusa en Venezuela. Estos acuerdos tienen implicaciones económicas, geopolíticas y electorales, y buscan beneficiar a ambas partes involucradas.

Con información de El Nacional