Gobierno colombiano al ELN: «Llegó el momento de eliminar el secuestro»

0
334

La delegación del Gobierno colombiano en las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha exigido tomar decisiones que pongan fin al secuestro, luego de la liberación del padre del futbolista Luis Díaz, quien estuvo secuestrado por esa guerrilla durante doce días.

La liberación de Luis Manuel Díaz fue recibida con alegría por la delegación del Gobierno, que expresó su satisfacción por su regreso seguro a su familia y comunidad. Sin embargo, también hicieron hincapié en que este incidente no debería haber ocurrido y esperan que pronto pueda recuperar su tranquilidad.

El ELN había anunciado el pasado 2 de noviembre su intención de liberar al padre de Luis Díaz, reconociendo que su secuestro fue un error. Sin embargo, no fue hasta el 9 de noviembre que cumplieron esta promesa.

La delegación del Gobierno enfatizó que el secuestro es un crimen que viola la dignidad humana y socava la confianza de la sociedad colombiana en la posibilidad de alcanzar la paz. Consideraron que este incidente ha llevado las negociaciones con el ELN a una situación crítica y es necesario tomar decisiones para eliminar el secuestro.

En ese sentido, exigieron que todas las personas que el ELN tenga en cautiverio sean liberadas de inmediato y en condiciones de seguridad y dignidad. Criticaron que el ELN justifique el secuestro como parte de su financiamiento y afirmaron que comerciar con seres humanos es inaceptable desde un punto de vista ético.

La delegación del Gobierno también señaló que cualquier discusión sobre mecanismos de financiamiento al ELN solo debe abordarse una vez que se aclaren los términos de su proceso de incorporación política en el escenario del fin del conflicto, un tema que también será tratado en la próxima reunión.

A pesar de este revés en las negociaciones, las conversaciones de paz entre el Gobierno y el ELN continúan. Sin embargo, algunos miembros del Gobierno han advertido que este secuestro podría ser una violación del cese al fuego vigente desde el 3 de agosto.