Gobierno de Maduro asegura que el presidente guyanés ignora deliberadamente llamados a un diálogo

0
294

El gobierno de Nicolás Maduro ha expresado su preocupación por la falta de respuesta del presidente de Guyana, Irfaan Ali, a los múltiples llamados para establecer un diálogo diplomático directo y resolver la disputa por el Esequibo, un territorio de casi 160.000 kilómetros cuadrados.

En un comunicado, el gobierno venezolano ha acusado a Ali de escalar la situación al involucrar al Comando Sur de los Estados Unidos, lo que considera una amenaza a la paz regional que debe ser detenida de inmediato.

Venezuela ha denunciado públicamente la conducta temeraria del gobierno guyanés al otorgar licencias para la exploración y explotación de hidrocarburos en una amplia área marítima pendiente de delimitación. Según Caracas, esto constituye una violación del derecho internacional público, por lo que se tomarán las medidas políticas y diplomáticas necesarias.

El gobierno venezolano reitera que la única forma de abordar la disputa es a través del Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 entre Venezuela y el Reino Unido. Este acuerdo establece que la solución debe ser acordada de manera práctica y mutuamente satisfactoria para ambas partes.

El gobierno chavista ha exhortado al presidente guyanés a abandonar cualquier enfoque bélico y asumir el diálogo para resolver esta controversia.

La Guayana Esequiba, rica en recursos naturales y minerales, ha sido objeto de disputa durante mucho tiempo. La reciente decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de declararse competente para tomar una decisión al respecto ha aumentado las tensiones, una decisión que Venezuela rechaza.

Guyana se basa en un laudo arbitral de 1899 que le otorgó el territorio, entonces bajo el dominio del Reino Unido. Venezuela protestó esta decisión de inmediato y ha mantenido su reclamo a lo largo de los años.

En cuanto a una posible solución, Venezuela tiene previsto celebrar un referendo consultivo el 3 de diciembre para que los ciudadanos expresen su opinión sobre la creación de una región para anexar el Esequibo.

Hasta ahora, ninguna de las partes ha propuesto que los propios habitantes del Esequibo, que suman alrededor de 125.000, decidan sobre su pertenencia a uno u otro país o opten por mantenerse como un territorio independiente y soberano.