Gobierno de Maduro sacó del aire dos emisoras de radio de Portuguesa

0
251

El gobierno de Nicolás Maduro ha tomado medidas enérgicas contra la libertad de prensa en Venezuela, cerrando dos emisoras de radio en el estado de Portuguesa. Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, las estaciones de radio Órbita 99.7 FM en Guanare y Galáctica 100.7 FM en el municipio Sucre recibieron notificaciones de cierre por mensaje de texto. La razón detrás de estos cierres fue la falta de renovación de las concesiones de las empresas.

El cierre de estas emisoras ha sido recibido con indignación por parte de la sociedad civil. María Beatriz Martínez, presidenta del partido político Primero Justicia, expresó su rechazo ante esta nueva violación a la libertad de prensa. Martínez destacó que el estado de Portuguesa ha sido uno de los más afectados por la intolerancia y la ineficiencia del gobierno de Maduro.

Estos cierres no son casos aislados. Organizaciones como Espacio Público han registrado al menos nueve cierres de emisoras en el estado de Portuguesa desde mediados de 2021. En octubre de ese año, la emisora Genial 89.9 FM en Guanare fue cerrada y sus equipos confiscados. En diciembre, las emisoras Kalor 101.9 FM y Astro 97.7 FM, dirigidas por el periodista y alcalde opositor Carlos Barrios, también fueron cerradas en menos de 24 horas.

Este patrón de cierres y confiscaciones de emisoras de radio demuestra la falta de respeto del gobierno de Maduro hacia la libertad de expresión y el derecho a la información.

A lo largo de los años, han sido numerosas las emisoras que han sufrido este tipo de represión, como Triunfo 99.3 FM en febrero de 2021, Radio Paz 103.1 FM en octubre de 2022 y Sonora 107.7 FM en diciembre de 2022, entre otras.

Es evidente que el gobierno de Maduro está utilizando estas tácticas para silenciar a los medios de comunicación independientes y limitar el acceso a información crítica. Estos cierres y confiscaciones de emisoras de radio son un claro ataque a la libertad de prensa y un intento de controlar la narrativa en el país. Es crucial que la comunidad internacional denuncie estas violaciones y se solidarice con los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en Venezuela.