“Hay que estar un poco loco”: turista que viajó al Titanic en el sumergible cuenta su experiencia

0
501

“No se puede estar de pie. No se puede estar de rodillas. Todo el mundo se sienta cerca o encima de otro”, relató Arthur Loibl

Berlín – Mientras continuaba la operación internacional de búsqueda de un sumergible que desapareció cuando se dirigía a los restos del Titanic, un hombre que fue uno de los primeros clientes de la compañía del vehículo describió la inmersión que hizo en el lugar hace dos años como una “operación kamikaze”.

“Hay que estar un poco loco para hacer esta clase de cosa”, dijo Arthur Loibl, aventurero alemán y empresario retirado de 61 años.

Loibl dijo a The Associated Press que había tenido por primera vez la idea de ver los restos del Titanic durante un viaje al Polo Sur en 2016. En ese momento, una compañía rusa ofrecía inmersiones por medio millón de dólares.

Después de que OceanGate, con sede en el estado de Washington, anunciara su programa un año más tarde, él aprovechó la oportunidad y pagó $100,000 por una inmersión en 2019 que se canceló cuando el primer sumergible no resistió las pruebas previas.

Dos años más tarde participó en una travesía que tuvo éxito junto al director general de OceanGate Stockton Rush, el buzo francés y experto en el Titanic Paul-Henry Nargeolet y dos hombres ingleses.

“Imagine un tubo de metal de unos pocos metros de largo y una placa de metal como suelo. No se puede estar de pie. No se puede estar de rodillas. Todo el mundo se sienta cerca o encima de otro”, dijo Loibl. “No se puede ser claustrofóbico”.

    Durante las 2,.5 horas de ascenso y descenso se apagaron las luces para conservar energía, señaló, y toda la iluminación procedía de una varita fluorescente.

    La inmersión se retrasó varias veces para arreglar un problema con la batería y el lastre de equilibrio. En total, el viaje tomó 10.5 horas.

    El grupo tuvo suerte y disfrutó de una espectacular vista del crucero hundido, dijo Loibl, a diferencia de visitantes de otras expediciones que apenas vieron una zona de escombros o, en ocasiones, nada en absoluto. Algunos clientes perdieron pagos no reembolsables cuando el mal tiempo hizo imposible el descenso.

    Loibl describió a Rush como una persona hábil para hacer reparaciones que intentaba resolver problemas con lo que tuviera disponible para realizar las inmersiones, aunque en retrospectiva señaló que “era un poco cuestionable”.

    “Viéndolo ahora, fui un poco inocente”, dijo Loibl. “Era una operación kamikaze”.

    ¿El precio de la excursión? $250,000 por persona.

    El sumergible OceanGate, en el que viajaban Rush, Nargeolet, un aventurero británico y dos miembros de una familia paquistaní de empresarios desapareció el domingo tras salir hacia los restos del famoso transatlántico, que chocó con un iceberg y se hundió en 1912. Apenas 700 de los aproximadamente 2,200 pasajeros y tripulantes sobrevivieron.

    Acusaciones conocidas ahora sugieren que se hicieron advertencias de seguridad importantes durante el desarrollo del sumergible, llamado Titan.

    La Guardia Costera de Estados Unidos lideraba la operación de búsqueda. Una aeronave detectó sonidos bajo el agua el martes y el miércoles, aunque las autoridades no estaban seguras de qué las había provocado.

    Embarcaciones de la Guardia Costera de Estados Unidos en el área de búsqueda establecida para encontrar con el paradero del sumergible Titan.
    Embarcaciones de la Guardia Costera de Estados Unidos en el área de búsqueda establecida para encontrar con el paradero del sumergible Titan. (Twitter)