Imputan por tráfico de fentanilo al director del hospital de Guanare

0
317

El miércoles, el director del Hospital Universitario Miguel Oráa (HUMO), Ernesto Pacheco, compareció ante el tribunal primero de control de Guanare debido a su presunta participación en el tráfico de fentanilo y otras drogas de uso hospitalario robadas del centro de salud. Según informes de El Pitazo, Pacheco, quien fue detenido el 15 de octubre, fue acusado de apropiación o distracción de bienes del patrimonio público, tráfico de sustancias estupefacientes y asociación para delinquir.

El tribunal dictó una medida privativa de libertad contra Pacheco y ordenó su reclusión en el centro de detención preventiva de la comandancia general de la Policía de Portuguesa en Guanare. Las autoridades revelaron que el sábado 14 de octubre, la Policía Nacional Bolivariana arrestó a cuatro personas que transportaban un lote de medicamentos de uso hospitalario en un vehículo particular. Entre los medicamentos incautados se encontraban 100 dosis inyectables de fentanilo, una sustancia que está prohibida para la venta y que pertenece al gobierno de Venezuela.

Los detenidos durante el operativo incluían a José Gregorio Parra Alvarado, Elena Coromoto Colmenárez de Parra (ascensorista del hospital), Yorman Cirilo Escobar Delgado (jefe de Saneamiento ambiental del HUMO) y Samuel Enrique Guerrero. Posteriormente, una comisión especial de la PNB arrestó al director del hospital de Guanare por su supuesta participación en el tráfico ilegal de los medicamentos.

Durante la detención, la residencia de Pacheco fue allanada por las autoridades. La investigación policial reveló que Escobar Delgado había pactado la venta de los medicamentos con Guerrero, un residente de Barinas, por una suma aproximada de 2.146 dólares. Según las autoridades, el lote de medicamentos salió del almacén del HUMO con el consentimiento del director Ernesto Pacheco.

A José Gregorio Parra Alvarado, Elena Coromoto Colmenárez de Parra, Yorman Cirilo Escobar Delgado y Samuel Enrique Guerrero se les ratificó la medida de privación de libertad en los calabozos de la PNB en Guanare. Además, se les imputaron los delitos de apropiación o distracción de bienes del patrimonio público, tráfico de sustancias estupefacientes y asociación para delinquir.