¡INEA, OTRO FIASCO ROBOLUCIONARIO! Sin supervisión marítima, cualquiera zarpa hacia “lo desconocido”, cuando le dé la gana

@DolarToday / Sep 23, 2021 @ 10:00 am

¡INEA, OTRO FIASCO ROBOLUCIONARIO! Sin supervisión marítima, cualquiera zarpa hacia “lo desconocido”, cuando le dé la gana

Que los accidentes y naufragios en altamar en aguas venezolanas se estén haciendo comunes y muy reiterados, solo revela, como todas las acciones ramplonas del régimen en materia de administración pública, que el mal llamado Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (INEA) es otro parapeto madurista, el cual lo menos que realiza es planificar el cómo deben realizarse los zarpes hacia nuestro mar territorial, y menos supervisar las embarcaciones del país en cualquiera de sus dimensiones.

Así tenemos una historia reciente de naufragios en Venezuela que es parte del drama de emigración que el madurismo ha generado sobre el país, a raíz de su infeliz y desgraciado gobierno, que ha empobrecido de manera miserable a la población, cuando hombres y mujeres, incluso llevándose a sus niños prefieren morir en altamar que morir por inanición por culpa de un régimen violador de los derechos humanos, y que además ha condenado a todos los trabajadores de la administración pública y pensionados, simplemente a ser unos limosneros del ámbito social, cuando apenas si perciben miserables ingresos que en el mejor de los casos jamás totalizan más de 3 dólares mensuales.

En tal sentido, haciendo un poco de esa memoria histórica de naufragios en aguas territoriales venezolanas, La Voce d’Italia reseñó que entre el 23-4-2019 y 15-5-2019, unas 57 personas quienes zarparon de nuestras costas venezolanas desaparecieron en altamar, después de naufragar dos pequeñas embarcaciones que trasladaban semejante cantidad de personas desde Güiria (Sucre) hasta Trinidad y Tobago. Sobre tan lamentables hechos, el portal hizo mención como testimonio de los familiares de los desaparecidos que eran “personas que huían de la crisis política y social de Venezuela y que buscaban mecanismos para producir dinero en moneda extranjera para enviar, en forma de remesas” ¹. O sea, queda claro que el hambre obligó a esos venezolanos a tomar semejantes riesgos de vida.

Además, sobre esos mismos naufragios, ocurridos con las embarcaciones de nombres “Jhonaili José” y “Ana María” las cuales llevaban 38 y 29 personas respectivamente, los familiares denunciaron la falta de atención inmediata y eficaz de las autoridades ante lo que evidentemente fue un hecho de negligencia e ineficacia en las labores de rescate de tales desaparecidos por parte del madurismo.

Por si fuera poco, los residentes de Güiria afectados por esos hechos de 2019, señalaron que para ese entonces diariamente estaban zarpando sin cumplir con los protocolos de navegación entre dos o tres embarcaciones desde esas costas, y por lo general, en horas nocturnas. Otra prueba en que el INEA es un parapeto, sobre lo cual tendríamos que agregar que la autodenominada Guardia Nacional Bolivariana (costera) y la Armada, también quedan en evidencia en sus nulos controles marítimos.

Y si la anterior historia resultó dramática, sólo que prácticamente fue ocultada para evitar el despliegue mediático de críticas y condenas contra el madurismo y sus ineptos funcionarios e “instituciones”, aún están en nuestra memoria el lamentable y catastrófico naufragio donde perdieron la vida 31 venezolanos en su ruta hacia Trinidad y Tobago², ocurrido en diciembre de 2020; hecho que impactó el escenario informativo mundial por la forma en que fueron hallados los cuerpos flotando en el mar, y donde también fue evidente la desidia del régimen madurista, quien nunca tiene una respuesta oportuna para evitar este tipo de tragedias, sino que casi siempre a posteriori. aparece por lo general, Tarek William Saab “anunciando detenciones”, como si eso fuera a devolverle la vida a esos venezolanos que precisamente huyen del madurismo.

Lo insólito, por ejemplo, sobre las declaraciones de Saab es cuando reconoce que este tipo de embarcaciones zarpan clandestinamente en horas nocturnas, en este caso desde Güiria u otro lugar, y hasta menciona los posibles sitios donde ser originan semejantes riesgos humanos, pero calla ante la evidente ineptitud del INEA y los grupos militares responsables en vigilar y realizar custodia marítima de nuestras costas, mar territorial, y por supuesto, el destino en donde realizan el atraque o fondeo de las embarcaciones en las distintas jurisdicciones marítimas de Venezuela, desde la más compleja hasta la más simple. Para qué mencionar si Saab investiga si el INEA registra el control de pasajeros de todas las embarcaciones que zarpan de nuestras costas, y si éstas, aunque sea a través de un celular con el llamado sistema GPS, o mecanismos de radio mantienen el control estricto de contacto con las autoridades durante la ejecución de su trayecto o travesía marítima en los tiempos requeridos, y a su vez, si esas mismas embarcaciones cumplen los mecanismos de rigor de seguridad industrial y marina, y lo más importante, el respeto al número máximo de tripulantes y pasajeros, antes de emprender cada viaje hacia altamar.

Claro que sería muy numerosa la lista de naufragios que ocurren en el país, como el que se registró en abril de este año hacia Delta Amacuro³, y si al final, lograron aparecer los desaparecidos que fueron mencionados en esa otra ruptura de viaje marítimo.

En tal sentido, otro hecho que ha impactado de manera incuestionable a la población fue el naufragio de la embarcación deportiva llamada “Thor”, matrícula AGSM-RE-0733, la cual zarpó desde Higuerote el 3-9-2021 con destino a la isla de La Tortuga, y no fue sino 72 horas después que tal lancha fue clasificada como desaparecida, y cuyas narrativas de los sobrevivientes, entre ellas, la madre de dos niños, que a la postre falleció después de permanecer 5 días en altamar, no puede ser sino catalogada de milagrosa en la sobrevivencia de los más pequeños.

Y ante lo que fue un fatal accidente en parte de quienes integraban esta travesía, nos preguntamos: ¿Cómo es que el INEA si zarpa una embarcación desde un puerto y ésta no vuelve a comunicarse con las autoridades de guardia en los lapsos respectivos, no se activan inmediatamente los protocolos de alerta de navegación para los entes civiles y militares que deberían ser los responsables en nuestro mar territorial? ¿O es qué tales comunicaciones no existen entre las autoridades y el tráfico marítimo del país, y menos protocolos de alerta? ¿Cuántas embarcaciones de rescate y de resguardo marítimo tiene cada jurisdicción marítima y adscritas al INEA? ¿Cuentan con helicópteros para generar labores de búsqueda y rescate? Pleonástico decir que es una irresponsabilidad del INEA haber emitido un comunicado oficial 8 días después de tal hecho, y peor, en un signo de evidente mea culpa, decir que a partir de esa fecha, palabras más, palabras menos, van a “redoblar esfuerzos” para garantizar la “seguridad de la navegación”.

Entonces, como si lo anterior fuera poco, otra embarcación, esta vez de nombre “Don Rafa Junior”, identificada con la matrícula ARSH-1960 (extraoficialmente propiedad de quien fuera el presidente de la Federación Venezolana de Futbol, Rafael Esquivel), habría zarpado el 17-9-2021 en horas nocturnas del puerto de Chacachacare en el municipio Tubores de la isla de Margarita con destino al archipiélago de Los Roques, y además con 23 personas entre tripulación y pasajeros, también naufragó, aunque esta vez de manera afortunada sin víctimas fatales.

Sobre este transporte marítimo, uno de los primeros rescatados aseguró que el motor de la embarcación se habría incendiado, y nuevamente viene a colación ¿Es que el INEA no mantiene comunicación con las naves que zarpan desde los distintos puertos? Y si la mantiene, ¿qué hace cuando por alguna razón la tripulación no emite llamado o respuesta alguna con las autoridades? Este hecho, aunado con el resto de los accidentes marítimos comprueba que la comunicación pareciera no ser fundamental entre el INEA y quienes se encuentran en control de embarcaciones.

Y si hablamos de ausencia de inspección y vigilancia, cómo explicar que si la Organización Nacional de Salvamento y Seguridad Marítima de los Espacios Acuáticos de Venezuela (ONSA), asegura que esta embarcación llevó “13 pasajeros, en apoyo a la Jefatura de Gobierno del Territorio Insular “Francisco de Miranda” y 10 tripulantes, pero deja claro que la capacidad según Licencia de Navegación es de 15 tripulantes, lo que indica que lleva exceso de ocupantes” ⁴ para el INEA no cuentan las normas marítimas, menos si los “beneficiados” de tal violación jurídica, es un acto que resulta en “favor de la revolución”, y que en esta oportunidad, gracias a la acción oportuna de pescadores y lancheros, fundamentalmente de Los Roques fue posible el rescate de todos quienes viajaban en tal nave marina, porque sobran los testimonios, que las autoridades ni siquiera tenían lanchas de rescate.

Venezuela está a la deriva en todas sus dimensiones de Estado e instituciones. Obviamente que si tenemos un país con unos 2.000 kilómetros de costas, y en promedio desde tierra firme hasta el archipiélago de Los Roques unos 200 kilómetros en línea recta, lo cual sería unas 1.080 millas náuticas a lo largo de nuestras costas, y unas 107 millas en línea recta hacia el parque nacional mencionado, sin incluir los espacios que superan estas direcciones hacia la isla de Las Aves, Venezuela debería contar con una nave de inspección y vigilancia marítima cada 10 millas náuticas, o lo que es lo mismo, redondeando hacia abajo, una 100 embarcaciones oficiales para cubrir todas nuestras costas, y otras 900 para hacer efectiva la supervisión y vigilancia en todo el mar territorial en forma paralela hasta el archipiélago de Los Roques, y con una tripulación también en promedio de unos 10 efectivos, estaríamos hablando de un mínimo de 10.000 funcionarios. Lamentablemente, además de que no existe planificación de políticas públicas, lo que impera es la demagogia y la corrupción, pero en nada hay una propensión de defensa de la soberanía e integridad del mar territorial, y menos en políticas de salvamento y rescate ante emergencias marítimas.

El país requiere un cambio profundo no sólo de ideas en lo político, económico y social, sino también de integridad territorial, y quienes hoy gobiernan con el madurismo, además de ineptos, ramplones y burócratas, son unos grandes ignorantes en materia de Estado.

***

¹https://voce.com.ve/2019/05/20/412845/zozobra-embarcacion-con-29-venezolanos/

²https://www.abc.es/internacional/abci-suben-31-venezolanos-ahogados-alta-mar-expulsados-trinidad-y-tobago-202012201616_noticia.html

³ https://talcualdigital.com/rescatan-a-cinco-personas-que-naufragaron-cuando-iban-a-trinidad-y-tobago/

⁴ https://www.reporteconfidencial.info/2021/09/21/onsa-confirma-desaparicion-de-embarcacion-que-zarpo-desde-margarita/

Por: Javier Antonio Vivas Santana
Javier Vivas Santana actual 150

Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*