José Hernández, astronauta latino: “Desde el espacio no se ven fronteras entre México y EEUU”

0
238

José Hernández, un latino de origen, se ha convertido en el tercer astronauta latinoamericano en viajar al espacio, siguiendo los pasos de Arnaldo Tamayo Méndez y Rodolfo Neri. La película «A Millones de Kilómetros» de Amazon Studios cuenta la historia de su vida y su lucha por ingresar a la NASA.

Aunque algunos podrían considerarlo un héroe nacional, José Hernández prefiere mantener un perfil bajo. A sus 61 años, es el tercer astronauta latinoamericano en llegar al espacio, después de Arnaldo Tamayo Méndez (Cuba) y Rodolfo Neri (México).

Su historia de vida se ha convertido en un reflejo de la experiencia de muchos inmigrantes que llegan a Estados Unidos en busca de una vida mejor para ellos y sus familias. Durante una entrevista con la Voz de América, José Hernández explica: «Mucha gente me pregunta si me considero un héroe, y yo digo que no como un héroe, pero sí como un modelo a seguir. Mi vida es un ejemplo de lo que se puede lograr a través del estudio, la preparación, la planificación y la perseverancia».

José Hernández es hijo de inmigrantes mexicanos. Sus padres, Julia y Salvador, trabajaban en el campo recolectando fresas y pepinos, y él también los ayudaba mientras intentaba seguir estudiando.

Ahora, su historia se ha llevado al cine. Amazon Studios estrenó la película «A Millones de Kilómetros» en Prime Video, protagonizada por Michael Peña. La película narra la biografía de José Hernández, desde sus primeros años hasta su entrada en la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA), después de haber sido rechazado en 12 ocasiones.

José Hernández aceptó que se hiciera una película sobre su vida con la intención de empoderar a la comunidad latina en Estados Unidos. Según él, la película «empoderará a muchos latinos, especialmente a aquellos que están en Estados Unidos, y les enseñará a soñar en grande y a convertir esos sueños en realidad, sin importar su origen o su estatus socioeconómico».

Hernández fue seleccionado como astronauta de la NASA en la clase número 19. Participó en la misión STS-128 en la Estación Espacial Internacional, captando la atención de la comunidad en Estados Unidos y siendo reconocido con el Premio Nacional al Héroe Hispano otorgado por el Congreso del Estado de Michoacán.

Su interés por el espacio surgió cuando vio por televisión al último hombre caminando sobre la superficie de la Luna en la misión Apolo 17. Hernández recuerda: «Así nació el sueño, pero realmente quien me empoderó para creer en ese sueño fue mi padre. Esa misma noche le dije que, aunque solo tenía educación hasta tercer grado de primaria, tenía la sabiduría para saber por qué quería ser astronauta».

Según él, lo más difícil de su carrera como astronauta fue creer en sí mismo y en sus capacidades. A pesar de ser el único latino de piel morena y tener un acento al hablar inglés, logró superar sus dudas y el «síndrome del impostor» para alcanzar su sueño.

Para él, llegar al espacio fue una experiencia maravillosa. Explica: «Daba la vuelta al mundo cada 90 minutos». Sin embargo, lo más emotivo para él no fue ser uno de los pocos seres humanos que han logrado ese hito, sino poder ver desde arriba que Estados Unidos y México, los dos países a los que siente una mayor atracción por sus raíces, no tienen fronteras ni líneas divisorias.

José Hernández celebra los esfuerzos de la NASA por ser más inclusiva y diversa. Según él, Estados Unidos no puede ignorar a los más de 60 millones de latinos que viven en el país. Para ser competitivo en el mercado mundial, es importante involucrar a todos los segmentos de la comunidad, incluyendo a los hispanos.

La historia de José Hernández es un ejemplo inspirador de determinación y perseverancia. Su vida nos recuerda que, a través del estudio, la preparación y la superación de los miedos, los sueños pueden convertirse en realidad.

Por VOA