¡CRIMINALES SOLO SALEN CON PLOMO! La crisis interminable de Venezuela…

@DolarToday / Sep 29, 2021 @ 7:00 am

¡CRIMINALES SOLO SALEN CON PLOMO! La crisis interminable de Venezuela…

Para echar un vistazo al futuro de Venezuela, mire Arauquita, una remota ciudad fronteriza colombiana de unas 5.000 personas. En mayo, miles de desaliñados refugiados venezolanos del vecino estado de Apure comenzaron a llegar a Arauquita con historias sombrías de bombardeos aéreos y registros de casa en casa por parte de soldados venezolanos. Una pequeña guerra estalló en la región, enfrentando al ejército leal al presidente venezolano Nicolás Maduro contra el Décimo Frente, una facción disidente de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), el grupo rebelde marxista de Colombia convertido en cartel del narcotráfico, que años antes había cruzado la frontera y se había apoderado efectivamente de una sección del estado de Apure.

Por Moisés Naím / Francisco Toro / foreignaffairs.com

Las razones de la lucha siguen envueltas en la incertidumbre: podría haber surgido de una disputa sobre las ganancias de las rutas de contrabando de drogas del Décimo Frente. Pero el resultado de los enfrentamientos ha sido más revelador, incluso impactante: la capacidad del Estado venezolano es tan limitada que no puede desalojar a los combatientes de las FARC. El Décimo Frente sigue siendo la autoridad de facto en el área a pesar de la demostración de poder de fuego del gobierno de Maduro.

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla!
Correo electrónico
Las batallas en Apure State pueden ser una señal de lo que vendrá. El régimen venezolano no es solo una dictadura militar, sino también una empresa criminal. Más que un estado burocrático racional weberiano, lo que lidera Maduro es una confederación laxa de jefaturas criminales en la que desempeña el papel de capo di tutti capi, el jefe de jefes. Normalmente, Maduro puede arbitrar disputas entre sus capitanes. Pero a veces, como en Apure, el sistema se rompe y estalla la violencia.

Los generales del ejército manejan la mayoría de los negocios en la actualidad. Los generales controlan todo, desde los bien surtidos bodegones de Caracas (minoristas de alta gama donde todo tipo de bienes importados están disponibles por dólares estadounidenses) hasta sectores mucho más turbios, como el comercio empapado de sangre del coltán, un elemento de tierras raras, de las selvas del sur. Los sindicatos criminales colombianos, como el Frente Décimo de las FARC y el grupo guerrillero rival ELN, conocido por su brutalidad, operan en connivencia con los funcionarios venezolanos y en otras ocasiones desafían a las autoridades. Otros lucrativos negocios han terminado en manos de civiles cercanos al régimen -estas figuras han presidido el auge de la construcción de alta gama en zonas acomodadas de Caracas- o con pandillas, que, por ejemplo, manejan el día a día. funcionamiento de las cárceles y extraer grandes ganancias a través de la despiadada extorsión de los presos.

Un estado mafioso como Venezuela puede parecer estable día a día, pero es inherentemente volátil, como bien saben los refugiados de Apure. Los think tanks y los diplomáticos en Washington continúan preguntando cómo se podría empujar al régimen hacia la democracia, pero la verdadera pregunta que enfrenta Venezuela en este momento es mucho más sombría: ¿la confederación de criminales que lidera Maduro seguirá siendo lo suficientemente cohesiva como para evitar un conflicto interno o el futuro de Venezuela? ¿Se parece mucho al presente de Apure, con bandas armadas librando guerras territoriales que sumergen al país en una violencia anárquica?

LAS CARACAS MIRAGE
Los relatos sobre la difícil situación de Venezuela generalmente comienzan no en el estado de Apure, sino entre los rascacielos de Caracas, donde ahora se ofrece una ilusión de normalidad. Las protestas callejeras masivas (y reprimidas asesinamente) de los últimos años han quedado atrás. También lo son los días de enfrentamientos políticos de alto riesgo entre el régimen de Maduro y la oposición política venezolana.

Los venezolanos están exhaustos y sin esperanza. Años de protestas callejeras, que estallaron entre 2002 y 2017, no lograron producir un cambio político tangible. Con sus esperanzas frustradas, muchos venezolanos miran al liderazgo de la oposición con profundo escepticismo e ira. Su desesperación ha provocado un éxodo fuera del país. ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha estimado que unos 5,4 millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años, casi una quinta parte de la población. Un estudio reciente ha encontrado que la edad promedio de los migrantes venezolanos es 32: personas en el mejor momento de su vida laboral, incluidos muchos jóvenes que alguna vez estuvieron en el núcleo del movimiento de protesta.

La oposición lanzó otro intento de arrebatar el poder en enero de 2019, cuando Juan Guaidó, entonces presidente de la Asamblea Nacional, reclamó la presidencia para sí mismo después de que el gobierno de Maduro realizara una votación presidencial crudamente amañada. El desafío de Guaidó electrizó a los venezolanos y al mundo. Estados Unidos encabezó la carga, y el Departamento de Estado extendió rápidamente el reconocimiento oficial a Guaidó como presidente interino. En total, 60 países finalmente reconocieron el reclamo de Guaidó, incluidas las democracias más ricas y casi toda América Latina.

Fuente: La Patilla

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*