La determinación de Francis Fornino, un ícono en el mundo del golf y más allá

0
185

En el mundo del golfFrancis Fornino no solo es una campeona, sino también una historia viviente del deporte. Desde sus primeros pasos en el campo a la edad de 12 años, su vida ha estado entrelazada con los verdes fairways y los desafíos del juego. Sin embargo, su camino no ha estado exento de obstáculos; desde sus recuerdos emergen anécdotas que revelan no solo su determinación, sino también su encanto e ingenio.

Por El Nacional

El 9 de abril, en los campos del Valle Arriba Golf Club, se estaba desarrollando un evento significativo en el mundo del golf venezolano. Durante dos días intensos, en los que 36 hoyos desafiaron a las competidoras más tenaces del país, Francis Fornino emergió no solo como competidora en un torneo que abarcó 36 hoyos, sino también como la indiscutible campeona nacional de Damas Senior 2024, además de ostentar el primer lugar en el ranking nacional.

Francis Fornino

Francis Fornino: transformando el golf femenino en Venezuela

 La campeona nacional de Damas Senior del año 2024, que actualmente ocupa el primer puesto en el ranking nacional, no solo destaca por sus logros individuales sino también por su papel como líder y visionaria dentro de la comunidad del golf. Como presidenta de la Asociación de Golf Damas Senior Venezuela, ha sido una figura clave en la redefinición y expansión de la asociación, que recientemente ha abierto sus puertas a nuevas golfistas, fomentando así la inclusión y el desarrollo del deporte entre las mujeres venezolanas Este logro no es menor, dado que refleja un esfuerzo colaborativo de un grupo de damas apasionadas por el golf, entre las cuales Francis Fornino se destaca no solo por su habilidad en el campo, sino también por su capacidad de liderazgo y su compromiso con la evolución del golf femenino en Venezuela, Francis da como ejemplo  a la gran jugadora con gran trayectoria y capitana de equipos internacionales.

Más allá del golf: un modelo a seguir en los negocios y la familia

Pero Francis Fornino no es solo una deportista excepcional, esa es solo una faceta de su polifacética vida. Es madre de tres hijos y fundadora de una exitosa empresa de bienes raíces con más de tres décadas en el sector, habiendo forjado una reputación como una profesional dedicada y eficiente. Su empresa, que recientemente ha renovado su imagen y se ha sumergido en las redes sociales, refleja su visión empresarial y su capacidad para adaptarse a los tiempos modernos. La golfista también ejerce como abogada. Criada en un hogar con fuertes raíces culturales —su madre venezolana, ya fallecida, y su padre, un emigrante italiano dedicado a la construcción en Venezuela, aún trabaja a los 90 años, dando un gran ejemplo a su hija Francis, nietos y a todo aquel que lo conoce.

Compaginar su carrera deportiva con sus obligaciones como empresaria de bienes raíces y abogada no ha sido tarea fácil. «La única manera de poder continuar con mi actividad de golf es saberme organizar,» explica Francis Fornino. «Dedico muchas horas al golf, casi cuatro horas y media a cinco horas cuando juego en campo. Los días que no practico, que son muy pocos, me organizo muy bien», agrega.

Detrás de su apacible sonrisa y su elegancia, se esconde una mujer de profunda sensibilidad y esmero en todo lo que emprende. El golf no solo es su pasión, sino también su santuario, donde encuentra la paz y la conexión espiritual que equilibran su vida. «Mi relación con el golf y mi profesión es buena. Estamos hablando de un deporte eminentemente social, donde compartes un mínimo de cuatro horas y media con una o varias personas», señala.

Para Francis Fornino, cada día en el campo es una oportunidad para disfrutar de la naturaleza. «Me apasiona conectarme espiritualmente con el campo, disfrutar de la naturaleza, mirar el verde y compartir con buenas amigas; es la mejor terapia para equilibrar mis emociones y encontrar la serenidad en medio del ajetreo de la vida moderna. Además, me da la oportunidad de competir y poner a prueba mi adrenalina», indica.

A sus 57 años, Francis Fornino ha demostrado que la edad puede ser un activo en el golf, donde la sabiduría y la experiencia a menudo superan la pura fuerza física. Con cada torneo, no solo busca ganar, sino también aprender y crecer tanto personal como profesionalmente. Su compromiso con el golf es un testimonio de su carácter y determinación, inspirando a futuras generaciones a perseguir sus pasiones con igual fervor.

Resiliencia en el juego: anécdotas de perseverancia y pasión

 Su pasión por el golf se remonta a la edad de 12 años, y a pesar de haber incursionado en otras actividades durante su adolescencia, siempre mantuvo viva esa llama deportiva. El inicio en el golf a los 12 años fue casi fortuito, desafiada por una amiga a cambiar el tenis por el golf. Señala que jugaba antes tenis y de ahí pasó al golf por un reto con una amiga mía, que era muy alta y grande y ella pegaba muy duro y entonces me empezó a retar en un campo de práctica y luego un profesor me dijo que lo importante en el golf era más la mente la dedicación y la técnica que también pegar duro y que yo también podía ser scores bajos sin necesidad de tener que pegar tan largo, entonces a partir de allí me empecé a involucrar en el golf y siendo una persona buena de 12 años.

Este cambio se convirtió en una vocación de vida. «Al principio fue solo un juego, pero pronto se transformó en una pasión que me ha acompañado toda la vida,» recuerda con una sonrisa.

Desde sus memorias, relata anécdotas que muestran su perseverancia y amor por el deporte, un anécdota como cuando a los 14 años tuvo un percance: «Estaba en un torneo en Maracaibo y caí 12 veces al agua, en la laguna que hay en el hoyo 9 y me senté debajo de un árbol a llorar esta tragedia; entonces llegó Julián Fernández, que nos había acompañado, y me cargó hasta la fuente de soda para comprarme helados y consolarme». También cuenta las aventuras en el campo de golf Izcaragua a los 15 años, donde solo había 9 hoyos en aquel entonces, la joven golfista tenía que enfrentarse no solo a su juego, sino también a las serpientes que acechaban entre la vegetación. Armada con sus palos de golf y un machete para defenderse, cada partida se convertía en una aventura donde la valentía y la destreza iban de la mano.

Su primera aparición significativa e internacional a los 17 años en el Suramericano Juvenil de 1984 en Viña del Mar, Chile. En 2019, participó en el Suramericano de Damas Senior en Porto Alegre, Brasil, donde su experiencia y maestría la llevaron a la cima de la competencia. El año 2021 la vio brillar en el Open de Casa de Campo en República Dominicana, celebrando el 40º Aniversario del torneo con un triunfo memorable. El 2022 se encontró compitiendo en el exigente terreno de Cochabamba, Bolivia, donde una vez más demostró su tenacidad y su capacidad para sobresalir bajo presión. Hasta su reciente participación en el Suramericano de 2023 en Argentina.

Francis Fornino ha representado a Venezuela con una mezcla de orgullo y humildad que resalta en cada competencia. «Cada torneo es una oportunidad para mostrar que el golf no es solo un juego de habilidad física, sino también de fortaleza mental,» explica la jugadora. Su visión del golf como un desafío tanto mental como físico se ha forjado a lo largo de años de competiciones, donde cada campo le ha enseñado nuevas lecciones sobre la resiliencia y el autocontrol.

Mirando Hacia el futuro: próximos desafíos y competiciones

Francis Fornino se prepara con entusiasmo para el próximo Suramericano en Perú en la “Primera categoría de Damas Senior,” la Campeona Nacional del año 2024, En septiembre próximo, se embarcará en una emocionante travesía para representar a su país en el próximo suramericano, que se llevará a cabo en Perú del 8 al 13 de dicho mes.

Francis ha llevado la representación de Venezuela a numerosos podios internacionales, desde sus primeros días compitiendo en el Suramericano Juvenil de 1984 en Viña del Mar, Chile, a la edad de 17 años

En 2019, Francis brilló especialmente en el Suramericano de Damas Senior en Porto Alegre, Brasil, donde su experiencia y precisión hasta su victoria más reciente en el Suramericano de 2023 en Argentina,

 Con cada competición, demuestra que el golf es más que un deporte de habilidad física; es un juego de paciencia, estrategia y resistencia mental. «El golf es un desafío constante contra uno mismo, no solo contra el campo o los adversarios,» explica, reflejando sobre la naturaleza del deporte que ha dominado durante décadas.

Su participación en estos eventos no es solo una prueba de su habilidad individual, sino también un testimonio de su papel como embajadora del golf femenino. Con cada swing, putt y golpe certero, Francis ha ido acumulando reconocimientos y premios, dejando en alto el nombre de su país. Estos logros no solo reflejan su talento personal, sino también el crecimiento y la aceptación del golf femenino en arenas internacionales, donde cada torneo se convierte en una historia de perseverancia, desafío y éxito.

Francis Fornino va dejado una huella imborrable en el mundo del golf y más allá. Su historia es un testimonio de perseverancia, pasión y compromiso, un recordatorio de que con determinación y una sonrisa, se pueden superar todos los obstáculos en el camino hacia el éxito.