La FDA aprobó la primera píldora para el tratamiento de la depresión posparto

0
315

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha otorgado su aprobación a la primera píldora diseñada específicamente para tratar la depresión posparto, un trastorno que afecta a aproximadamente 500,000 mujeres en Estados Unidos cada año. Se espera que esta aprobación mejore el diagnóstico y el tratamiento de este trastorno.

El período después de dar a luz a un bebé viene acompañado de una serie de emociones, como el amor, la alegría y la esperanza. Sin embargo, también puede generar sentimientos de frustración y tristeza. Es común experimentar altibajos emocionales en los primeros tiempos del posparto, debido a los cambios físicos y emocionales drásticos que conlleva el nacimiento y el cuidado de un hijo. Pero para muchas mujeres, estos sentimientos de depresión y ansiedad pueden empañar la bienvenida al nuevo miembro de la familia.

Un estudio publicado en The American Journal of Psychiatry, titulado «Zuranolone for the Treatment of Postpartum Depression», reveló que la zuranolona alivia los síntomas depresivos en tan solo tres días. Esta es la primera píldora diseñada específicamente para tratar la depresión posparto.

La depresión posparto es una condición grave y potencialmente mortal en la que las mujeres experimentan sentimientos de tristeza, culpa, inutilidad e incluso pensamientos de hacerse daño a sí mismas o a sus hijos. Además, como esta condición puede afectar el vínculo madre-hijo, también puede tener consecuencias para el desarrollo físico y emocional del niño, según explica la Dra. Tiffany R. Farchione, directora de la División de Psiquiatría del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA. Por lo tanto, tener acceso a un medicamento oral representa una opción beneficiosa para aquellas mujeres que enfrentan sentimientos extremos y a veces suicidas.

Después del parto, la mayoría de las madres experimentan lo que se conoce como melancolía posparto, que se caracteriza por cambios de ánimo, episodios de llanto, ansiedad y dificultad para dormir. Este estado de melancolía suele comenzar en los primeros dos o tres días después del parto y puede durar hasta dos semanas. Sin embargo, algunas mujeres experimentan un tipo de depresión más grave y prolongada conocida como depresión posparto, que a veces puede comenzar durante el embarazo y extenderse hasta después del nacimiento del bebé. En casos poco comunes, también puede desarrollarse un trastorno del estado de ánimo extremo llamado psicosis posparto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que al menos una de cada diez madres sufre depresión posparto, aunque cabe destacar que esta enfermedad está subdiagnosticada debido al estigma que se asocia con las enfermedades mentales. Además, muchas mujeres no buscan ayuda debido a la creencia de que el período posparto debe ser el «momento más feliz de sus vidas».

Es importante no confundir la depresión posparto con el «baby blues», que experimentan el 80% de las nuevas madres. Mientras que el «baby blues» suele desaparecer con el tiempo, la depresión posparto puede durar más de un año e incluso llegar al extremo de generar rechazo hacia el bebé y pensamientos autodestructivos.

Durante el embarazo, los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona aumentan considerablemente. Sin embargo, pocos días después del parto, estos niveles disminuyen drásticamente hasta alcanzar los niveles previos al embarazo. Se cree que esta caída repentina es uno de los principales factores que contribuyen a la depresión posparto.

La zuranolona, considerada un neuroesteroide, es una versión sintética del subproducto natural de la progesterona llamado allopregnanolona. Actúa sobre los receptores de ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro, los cuales desempeñan un papel importante en la regulación del estrés y el estado de ánimo. El GABA tiene un efecto calmante en el sistema nervioso, y se ha descubierto que las personas con depresión grave y estrés crónico presentan niveles más bajos de esta sustancia química.

El estudio realizado siguió a 196 mujeres con depresión posparto grave durante 45 días. Los resultados del ensayo de fase tres revelaron que aquellas mujeres que tomaron una dosis diaria de 50 miligramos de zuranolona en forma de pastillas durante 14 días mostraron «mejoras significativas en los síntomas depresivos» en comparación con aquellas que recibieron un placebo. Estas mejoras persistieron incluso después de 28 y 45 días, según indica el estudio.

La zuranolona ha sido objeto de varios estudios que respaldan su eficacia en el tratamiento de la depresión posparto. Un estudio anterior, publicado en 2021 en la revista JAMA Psychiatry, encontró que las mujeres que tomaron 30 miligramos de zuranolona al día durante dos semanas experimentaron una reducción significativa en sus síntomas depresivos en comparación con aquellas que tomaron un placebo. Estas reducciones en los síntomas se observaron en tan solo tres días y se mantuvieron durante al menos 45 días. El ensayo se llevó a cabo en 27 sitios entre los años 2017 y 2018.

En el ensayo más reciente, los investigadores examinaron la eficacia y seguridad de una dosis de 50 miligramos de zuranolona y observaron respuestas rápidas al tratamiento desde el tercer día. Después de completar el curso de tratamiento de 14 días, el 57% de las mujeres informó una mejora del 50% o más en sus síntomas depresivos, en comparación con el 38% de aquellas que recibieron un placebo. A medida que se llevó a cabo el seguimiento durante 45 días, el 61,9% de las participantes que tomaron zuranolona, en comparación con el 54,1% de las que tomaron un placebo, informaron mejoras del 50% o más en sus síntomas depresivos.

Entre los efectos secundarios más comunes de la zuranolona se encuentran la somnolencia, los mareos y la sedación. No se observaron casos de pérdida de conciencia, síntomas de abstinencia ni aumento en la ideación o comportamiento suicida, según se informa en el estudio.

En resumen, este ensayo demostró que la zuranolona mejora de manera significativa los síntomas depresivos de la depresión posparto y fue bien tolerada en general. Esto respalda el potencial de la zuranolona como un nuevo tratamiento oral de acción rápida para esta enfermedad.