La llama de París encenderá el martes en un homenaje al fundador de los Juegos Olímpicos

0
253

Justo afuera del lugar de los antiguos Juegos Olímpicos, los búhos ululan rompiendo el silencio nocturno en un monumento de mármol blanco que contiene lo que queda del corazón de un singular francés.

El barón Pierre de Coubertin fue el impulsor de los Juegos Olímpicos modernos y, como jefe del Comité Olímpico Internacional, supervisó los últimos Juegos que se celebraron en París, hace exactamente 100 años.

La llama de París será encendida en Grecia

El martes, la llama que arderá en los Juegos Olímpicos de este verano, los terceros que se celebran en la capital francesa, se encenderá entre los templos en ruinas y las instalaciones deportivas de Olimpia, en el sur de Grecia. Con una conexión francesa especial, la llama de París hará su primera parada en Grecia, en el corazón del fundador de los juegos modernos.

Y su primera parada en el relevo que culmina con la ceremonia de apertura del 26 de julio será en este monumento a Coubertin rodeado de cipreses, donde el portador de la antorcha encenderá un altar en su honor.

Un homenaje al padre de los Juegos Olímpicos
Esto sucede en cada ceremonia de iluminación, pero este año tendrá una resonancia especial, según Spyros Capralos, jefe del Comité Olímpico Nacional griego.

«Respetamos el (monumento) de Coubertin cada vez… la llama pasa primero allí«, dijo Capralos a The Associated Press. “Y ahora, 2.800 años después de los primeros Juegos Olímpicos, estamos felices de que (los Juegos) regresen a París, lugar de nacimiento de Pierre de Coubertin”.

Antes de morir en 1937 y ser enterrado en Lausana, Suiza, Coubertin dejó instrucciones especiales para su corazón: debía ser retirado y colocado dentro del monumento erigido en su honor diez años antes, justo en las afueras de las ruinas de la antigua Olimpia.