La migración venezolana se expone a riesgos como naufragios y esclavitud en el Caribe

0
168

Según una encuesta realizada por la Organización Internacional de Migraciones (OIM), los migrantes venezolanos que se desplazan por el Caribe están expuestos a riesgos como naufragios y esclavitud debido a las peligrosas travesías que deben enfrentar.

En diciembre pasado, se registró un trágico suceso en Buchuaco, estado Falcón, donde dos grupos intentaron zarpar en botes hacia las costas de Aruba. Lamentablemente, uno de los botes desapareció en el trayecto, dejando a nueve hombres y una mujer desaparecidos, cuyos cuerpos fueron posteriormente encontrados en playas de Aruba.

Este caso es solo uno de muchos incidentes relacionados con la migración venezolana por vía marítima. Durante el año pasado, se reportaron 45 posibles muertes de personas que intentaban llegar a las islas del Caribe desde Venezuela, siendo 35 de ellas provenientes de las playas de Falcón.

La OIM advirtió sobre los riesgos que enfrentan los venezolanos que buscan un futuro mejor a través de travesías marítimas. Estos riesgos incluyen naufragios al intentar cruzar el corto trayecto desde las costas venezolanas hasta las islas caribeñas, así como caer en manos de redes de trata de personas con fines de explotación sexual.

Los informes de la OIM se basan en testimonios recopilados de gestores de casos que brindan atención a los migrantes venezolanos. Relatos como el de una joven venezolana que quedó atrapada por una red en el estado Sucre y posteriormente desapareció tras un naufragio, ilustran la gravedad de la situación.

A pesar de los riesgos, el flujo migratorio hacia islas como Aruba, Curazao y Trinidad y Tobago continúa, y la migración irregular se ve agravada por la falta de recursos para acceder a vías seguras, lo que aumenta la vulnerabilidad de los viajeros.

Las islas del Caribe, aunque han abierto formalmente sus fronteras marítimas y aéreas a Venezuela, enfrentan dificultades para acoger a estos migrantes. Esto se debe principalmente a la sobrecarga de sus embarcaciones, las duras condiciones climáticas y la escasez de recursos financieros.