La política de EE UU para Venezuela hoy

0
410

Desde que James Story dejó la Embajada de Estados Unidos en Venezuela, la política estadounidense perdió un rostro reconocible. A pesar de haber estado poco tiempo en el terreno, desde que fue nombrado encargado de negocios hasta que fue expulsado por el gobierno de Maduro después de la juramentación de Juan Guaidó, todos, enemigos y aliados por igual, reconocen que Story entendía el complejo mundo de la política venezolana.

Venezuela es un país peculiar y, como resultado, sus políticos son extremadamente singulares. En Venezuela, las cucarachas vuelan, los monos roban teléfonos celulares en los zoológicos y la palabra «arrecho», que en el resto de América Latina tiene un solo significado de erguirse, en Venezuela se utiliza para expresar disgusto, excelencia o poder. Por ejemplo, decir que estoy arrecho porque mi vecino construyó un garaje tan impresionante, lo cual significa que ese tipo es realmente poderoso. Y todos entienden.

Podría decirse que hay dos embajadores estadounidenses que realmente han comprendido a Venezuela: Brownfield y Story. Ellos se reunieron con todo el mundo, con amigos y enemigos, como en el pasaje de «Florentino y el Diablo».

Cuando Story enviaba un mensaje al gobierno venezolano, no dejaba lugar a interpretaciones. La gente sabía qué esperar de los estadounidenses. Y cuando hablaba con la oposición, transmitía mensajes claros. Por eso, si Story estaba de tu lado, Estados Unidos también lo estaba, y si estaba en contra, su país también. Porque él era el rostro de una política, ya fuera buena o mala, pero al menos era clara.

Sin embargo, las cosas han cambiado y ahora no hay un rostro visible, solo acciones que se deben interpretar después de las negociaciones entre Washington y Caracas.

El gobierno de Maduro, que nadie puede acusar de ser tonto, ya que no se puede durar 25 años en el poder con todo en contra si se es tonto, piensa que tiene a los estadounidenses bajo control, como si los manipulara como quien lleva el pan de jamón a la mesa de Navidad.

Aunque el gobierno venezolano piensa que tiene margen para jugar con el tema crucial de quién ganó las primarias, ya que hay sectores de Biden que no lo quieren, lo cierto es que la administración estadounidense también está bajo presión de los republicanos. El gobierno venezolano solo espera que Estados Unidos le entregue algo para poder restregárselo en la cara a los republicanos y decirles a los votantes de Florida: «¿Ven? Teníamos razón».

Tengo la impresión de que el gobierno venezolano cree que puede saltarse esta parte del trato, ya que debido a la guerra en Ucrania y al conflicto en Israel, Estados Unidos necesita petróleo y no está dispuesto a arriesgar eso por nadie, incluso si ganaron las primarias.

Y ahí es donde creo que las cosas se complicarán y alguien dirá que no se explicaron bien. Porque liberar a Saab no tiene importancia en Washington, donde nadie sabe quién es ese señor, porque allí leen el Washington Post, donde Saab no apareció en los titulares el día de su liberación, sino el estadounidense acusado de un escándalo de sobornos en el ejército venezolano.

Pero en Florida, la gente ve Telemundo, Univisión, lee el Miami y el Nuevo Herald, y allí Saab es una estrella. Los votantes están esperando ver qué entregará el gobierno de Maduro a Biden a cambio de eso. Esperan que sea la habilitación del ganador de las primarias.

No tengo claro qué sucederá y asumo que la administración estadounidense confía en que se producirán las habilitaciones políticas. Pero si no ocurren, seguirán adelante. Y las oposiciones tendrán que resolver sus problemas internos, pero en Washington estarán preparados para ver a varios candidatos de oposición en Venezuela, ya que, como dice el refrán, «dándole a la cabeza se esparraman los seguidores».