La pregunta que se hace el mundo: ¿es el fin del milagro económico chino?

0
523

La prestigiosa revista Foreign Affairs analiza cómo el gigante asiático no pudo recuperarse tras las estrictas medidas de “COVID cero” para enfrentar la pandemia

Con Informacion de Infobae

Según un artículo de la prestigiosa revista Foreign Affairs, la economía china no ha podido recuperarse como se esperaba después de tres años de restricciones estrictas y bloqueos debido a la pandemia de COVID-19, tras abandonar su política de «COVID cero».

Aunque hubo un crecimiento inicial en algunos sectores, los datos del PIB del segundo trimestre muestran un crecimiento general débil y una tendencia a la baja.

Indicadores clave, como el consumo de bienes duraderos y las tasas de inversión del sector privado, han disminuido significativamente, lo que sugiere que las personas y las empresas en China temen perder acceso a sus activos y priorizan la liquidez a corto plazo sobre la inversión. Esto tiene un impacto en la economía global.

El fracaso económico de China se atribuye en gran parte a la respuesta extrema del presidente Xi Jinping con su política de «COVID cero».

Antes de la pandemia, la mayoría de los hogares y las pequeñas empresas confiaban en el régimen y esperaban prosperar sin interferencia política. Sin embargo, con la pandemia, el régimen chino ejerció un control arbitrario y tiránico sobre las actividades comerciales y la vida de las personas, lo que generó un temor generalizado a perder la propiedad o el sustento.

Aunque China abandonó su política de «COVID cero» después de protestas públicas, la economía no logró recuperarse como se esperaba.

Además, la burbuja inmobiliaria, la sobrerregulación en el sector tecnológico y las restricciones comerciales y tecnológicas impuestas por Estados Unidos también afectaron la economía china durante la pandemia.

La pérdida de confianza en el régimen y su capacidad para mejorar la economía ha llevado a un comportamiento de aversión al riesgo y ahorro precautorio por parte de la población, lo que actúa como un lastre para el crecimiento económico.

Se espera que la economía china se vea afectada durante años, lo que puede tener implicaciones para el crecimiento global y el orden internacional existente.

Los pronósticos de crecimiento del PIB de China para 2023 y 2024 pueden estar desviados debido a los efectos de las políticas estrictas durante la pandemia.

El sector privado de China probablemente ahorrará más, invertirá menos y tomará menos riesgos, lo que puede resultar en una economía más volátil y más deuda pública.

Para algunos países, la desaceleración de China puede presentar oportunidades estratégicas, pero para muchos, será necesario prepararse para un mundo en el que el gigante asiático sea menos capaz de contribuir al crecimiento global y más dispuesto a desafiar el orden internacional existente.