La profesora Hillary Clinton volvió a dar clases

0
290

NUEVA YORK — Transcurrieron apenas veinte minutos de la primera clase del semestre cuando la profesora Keren Yarhi-Milo, experta en Política Exterior de la Universidad de Columbia, interrumpió la lección. «Estoy viendo a todos con sus teléfonos y cámaras», señaló.

«Esto no es un concierto de Taylor Swift».

Para evitar mayores distracciones, la profesora Yarhi-Milo les dio a los estudiantes una pausa de cinco minutos para que levantaran sus teléfonos y pudieran fotografiar a la otra profesora, quien era nada menos que la célebre Hillary Clinton.

«Esto», comentó Clinton mientras cientos de cámaras la enfocaban, «es como estar rodeada de paparazzis», un asunto, al igual que la política exterior, que ella conoce muy bien.
Esta semana ha marcado el regreso a clases de estudiantes y profesores en toda la ciudad de Nueva York. Para Clinton, de 75 años de edad, este es su regreso a la enseñanza después de un largo receso. Casi han pasado 50 años desde su época como profesora en la Escuela de Derecho de la Universidad de Arkansas, en Fayetteville, Arkansas.

El martes, un día antes de su primera clase, Clinton, quien fue Secretaria de Estado, senadora y primera dama de Estados Unidos, se encontraba organizando su oficina en el piso 14 del Edificio de Asuntos Internacionales de la Universidad de Columbia, desde donde se puede ver el campus, y revisando sus archivos y notas.

«Me siento bien», comentó en una entrevista en una sala de conferencias contigua a su luminosa oficina, «pero nerviosa».
Como ha sido el caso con la mayoría de los proyectos emprendidos por Clinton (quien desde hace mucho tiempo ha sido una especie de prueba de Rorschach, amada por muchos y odiada por otros), su nuevo trabajo tiene un significado más profundo que simplemente volver a sus raíces como académica.
Su nuevo empleo en la Universidad de Columbia le brinda la oportunidad de volver a aparecer públicamente como una experta en Política Exterior, después de años de ser conocida en los medios y en la imaginación popular como la candidata presidencial derrotada por Donald Trump.

“Dentro de la Sala de Crisis”, como se llama este curso, es parte de una colaboración más amplia entre Clinton y Yarhi-Milo, la decana de la escuela y profesora de Relaciones Internacionales  (Maansi Srivastava/The New York Times)

Para cualquier político liberal, y quizás especialmente para Clinton (quien hace años podría haberse imaginado completando un histórico mandato presidencial en 2023), no podría haber un lugar con menos complicaciones al que llegar que un campus de la Ivy League en la ciudad de Nueva York.
Su curso se imparte en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Columbia, una prestigiosa escuela de posgrado cuyo costo de matrícula supera los 65.000 dólares al año. «Dentro de la Sala de Crisis», como se titula el curso, forma parte de una colaboración más amplia entre Clinton y Yarhi-Milo, decana de la escuela y profesora de Relaciones Internacionales, quien estudia la psicología y la mecánica de la toma de decisiones.

Estas dos mujeres también están estableciendo el nuevo Instituto de Política Global de la Universidad de Columbia, donde un grupo inicial de becarios incluye a Marie Yovanovitch, ex embajadora de Estados Unidos en Ucrania; Stacey Adams, activista y ex candidata a gobernadora de Georgia; y Eric Schmidt, ex CEO y presidente de Google. Los becarios trabajarán junto a estudiantes y académicos para combinar la investigación y la experiencia práctica con la esperanza de abordar los problemas políticos y sociales a nivel global.
Un portavoz de la Escuela de Relaciones Públicas mencionó que, si bien otros personajes famosos como Madeleine Albright han sido invitados a dar clases en el campus, pocos, o ninguno, han sido contratados con el mismo cargo que Clinton, quien además de su puesto en el instituto, ha sido nombrada profesora de tiempo completo.

El portavoz se negó a proporcionar detalles sobre la remuneración de Clinton y cómo se compara con la de otros profesores.

Este curso, que lleva el nombre del centro de operaciones de la Casa Blanca, tiene como objetivo analizar, a través de la perspectiva de Yarhi-Milo y las experiencias de Clinton, cómo se toman las decisiones que tienen consecuencias geopolíticas. Más de 800 estudiantes solicitaron ingresar al curso y presentaron ensayos para su evaluación; finalmente, se aceptaron a cerca de 370 estudiantes de pregrado y posgrado. Todos ellos fueron investigados por el Servicio Secreto.

Una cámara monitorea las clases de Hillary Clinton en su curso “Dentro de la Sala de Crisis”, en la Universidad de Columbia, en Manhattan, el 6 de septiembre de 2023. (Maansi Srivastava/The New York Times)

Las clases se centrarán en temas como si las mejores decisiones se toman en grupo o individualmente, y cómo la opinión pública influye en la política exterior. Entre las lecturas asignadas se encuentran «Cómo luchar contra un dictador» de Maria Ressa y algunas secciones de la autobiografía de Clinton de 2014, «Decisiones difíciles», en la que narra sus años como Secretaria de Estado durante el gobierno de Obama.
Es posible que los estudiantes esperen que se hable de Trump, ya que está relacionado con debates sobre temas específicos de diplomacia o ejemplos históricos de política exterior, como cuando «nos retiramos» del acuerdo nuclear con Irán.
«Pero este curso no se trata de él», señaló Clinton.

El miércoles por la tarde, los estudiantes ingresaron al auditorio Altschul antes de la clase de las dos de la tarde. Esta sería la primera clase semanal de Clinton y Yarhi-Milo. También se espera que los estudiantes asistan a reuniones semanales de discusión en grupo con profesores asistentes, quienes calificarán sus trabajos asignados para el curso.
Yarhi-Milo les dijo a los estudiantes que tendrían suficientes crisis de política exterior contemporánea para analizar: la guerra en Ucrania, el incidente del globo espía en Estados Unidos, y las tensiones en Taiwán, por nombrar solo algunas.

Para reflexionar sobre cómo los líderes reaccionaron, los estudiantes leerán y discutirán sobre teoría de juegos, psicología del comportamiento, presiones de tiempo y otros elementos que influyen en la toma de decisiones. «Eso es todo lo que puedo decirles, ya que yo no estaba en la sala», comentó.
Clinton estuvo presente en la Sala de Crisis en numerosas ocasiones y compartió varias historias, incluyendo una que ocurrió allí. A principios de 2009, después de haber sido nombrada Secretaria de Estado por el presidente Barack Obama pero antes de ser confirmada por el Senado, recibió una invitación de Condoleezza Rice, quien era Secretaria de Estado en el gobierno del presidente George W. Bush, para que se dirigiera a la Sala de Crisis.

Clinton y otros miembros del nuevo gobierno se reunieron con funcionarios del gobierno saliente, quienes les informaron sobre amenazas creíbles de ataques durante la toma de posesión de Obama.
Esta fue la primera vez que Clinton asistió oficialmente a la Sala de Crisis. «Te llevan allí; casi nunca sabes que hay una crisis hasta que entras a la Sala de Crisis», comentó. «Aún no es noticia y, a veces, nunca lo será, lo cual no es del todo malo».

La profesora Hillary Clinton volvió a dar clases - qpasó

Al final de la clase del miércoles, los estudiantes tuvieron la oportunidad de hacer preguntas. Uno de ellos preguntó sobre la desigualdad de género en la política exterior, mientras que otro cuestionó el posible uso de la inteligencia artificial en la diplomacia.

Después de la clase, los estudiantes salieron del auditorio y se reunieron en una explanada para conversar.

Akaysha Palmer, quien está cursando una maestría en administración pública, comentó que estaba contenta de que no se hubiera hablado sobre la derrota de Clinton ante Trump.

«Solo quiero enfocarme en su papel como Secretaria de Estado», afirmó.

Otra estudiante, Bukuru Anastazie, estuvo de acuerdo. «Siempre se asocia su nombre con el de algún hombre. Es realmente alentador que ahora se trate de ella», expresó.