La temperatura superó por primera vez el umbral de 1,5 grados el último año

0
241

Los últimos doce meses han registrado la temperatura media mundial más alta jamás registrada. Según los datos de Copernicus, este aumento de temperatura es de 0,64 °C por encima del promedio de 1991-2020 y 1,52 °C por encima de los niveles preindustriales. Los expertos califican esta situación climática como «muy preocupante».

Aunque este dato no significa que se haya superado el límite establecido en el Acuerdo de París, se reconoce la necesidad de monitorear de cerca la situación. Según el Servicio de Cambio Climático Copernicus (C3S) de la Unión Europea, se requerirá un promedio de al menos diez años por encima de 1,5ºC para considerar que se ha sobrepasado dicho límite.

Es importante destacar que no todos los doce meses (febrero de 2023 – enero de 2024) han experimentado esta anomalía térmica, pero el promedio general se ha mantenido por encima del umbral establecido. Según fuentes del servicio europeo, esta es la primera vez que se registra una temperatura global tan sostenida durante un período de tiempo prolongado. Además, enero de 2024 ha sido el mes más cálido a nivel mundial.

Ante esta situación, la organización medioambiental WWF advierte que el clima mundial se encuentra en un «momento sísmico». Según ellos, esto debería motivar a los países y empresas a acelerar sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La WWF afirma en un comunicado que esta situación es «muy preocupante» y advierte que a menos que se reduzcan de manera inmediata y significativa las emisiones en todos los sectores y regiones, la Tierra superará los 1,5°C de aumento de temperatura a principios de la década de 2030 de manera duradera.

Stephanie Roe, científica principal de Clima y Energía Global de WWF y miembro del panel de expertos climáticos de la ONU, señala que este nuevo récord de temperatura se produce al mismo tiempo que las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcanzan su máximo histórico. Roe enfatiza la importancia de prevenir cualquier incremento adicional en el calentamiento global, ya que a medida que las temperaturas aumentan, los impactos del cambio climático se vuelven más extremos y existe un mayor riesgo de llegar a puntos de inflexión e impactos irreversibles.

Para limitar el calentamiento global por debajo de 1,5°C, es crucial que los países alineen rápidamente sus políticas y flujos financieros. Esto implica reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 43% para 2030. Además, se deben tomar medidas sin precedentes en términos de transformación de las economías, sistemas energéticos y alimentarios, así como la protección y restauración de la naturaleza.