La trama montada por Wilmer Ruperti y Tareck El Aissami con Maroil Trading Inc. para defraudar a Pdvsa, que sigue operando hoy en día

0
460

Wilmer Ruperti y Tareck el Aissami, a través de Maroil Trading Inc., establecieron un esquema fraudulento que defraudó a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por 488 millones de dólares y que continúa en funcionamiento en la actualidad.

En marzo de 2023, Reuters informó que cinco fuentes diferentes y numerosos documentos confirmaron que Maroil Trading Inc., propiedad de Wilmer Ruperti, debía más de 423,7 millones de dólares a Pdvsa por cargamentos de coque y otros productos exportados. Estos pagos fueron cobrados por Maroil Trading Inc. en sus cuentas bancarias, pero nunca fueron transferidos a Pdvsa.

Después de que saliera a la luz la noticia sobre las deudas de Maroil Trading Inc., Ruperti respondió en una entrevista telefónica con Bloomberg que su caso había sido «absuelto» por una auditoría interna de Pdvsa, que previamente había exigido un pago de más de 420 millones de dólares.

Sin embargo, Maroil Trading Inc. no ha pagado y no pagará ninguna de sus deudas. Esta trama de corrupción es una de las más sofisticadas para defraudar a Pdvsa. La empresa le debe a la estatal petrolera un total de 488.794.624 dólares, lo que representa el 90% de los cargamentos despachados a Maroil. Desde 2020 hasta la fecha, la empresa solo ha pagado el 10% de lo que debía.

Wilmer Ruperti y Maroil obtuvieron la mayoría de sus lucrativos contratos después de febrero de 2020, durante el mandato de El Aissami, cuyo vicepresidente de Comercio era Antonio Pérez Suárez, quien actualmente se encuentra detenido. En muchos casos, un alto porcentaje de los pagos de los cargamentos otorgados por El Aissami fueron depositados en cuentas determinadas por él y Pérez Suárez, y en la mayoría de los casos, estas cuentas eran controladas por la banda Pdvsa-Cripto. Muchas de las cuentas bancarias en el extranjero de esta trama aún no han sido recuperadas.

Fuentes cercanas a El Aissami confirman que Ruperti es uno de los pocos contratistas que todavía tiene contacto con él. Ruperti actúa como un intermediario entre El Aissami y los funcionarios actuales de Pdvsa, manteniéndolo actualizado sobre las operaciones que el actual ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, Pedro Tellechea, y su equipo están llevando a cabo.

Incluso bajo la administración de Tellechea, Maroil y Ruperti siguen obteniendo cargamentos y continúan sin pagar sus deudas. Fuentes internas afirman que Pdvsa no ha tomado medidas legales contra Maroil Trading, a pesar de tener conocimiento de los hechos reportados en este artículo.

La intención de defraudar a Pdvsa se evidencia en que más de 254 millones de dólares fueron sacados en cargamentos sin la aprobación de zarpe, en violación de las leyes de Venezuela y las regulaciones de Pdvsa.

Es importante destacar que las ventas realizadas a Maroil Trading Inc. tenían tres condiciones de pago: prepago, cuenta abierta (pago máximo 50 días después de BL) y compensación (offsetting). Ningún cargamento considerado prepago debió tener una orden de zarpe sin verificar que se cumpliera el plazo financiero establecido en el contrato, es decir, sin que Pdvsa hubiera recibido su pago. Sin embargo, esto no sucedió. Tanto Pdvsa como Maroil Trading Inc. incumplieron los contratos y la empresa se llevó los cargamentos sin cumplir con los términos de venta ni las regulaciones existentes.

En los registros contables de Pdvsa, aún queda por cobrar el 81% de las facturas prepago de Maroil Trading.

Según fuentes internas, Maroil Trading Inc. es el tercer deudor más grande en la historia de Pdvsa, después de Jorge Giménez y El Aissami.

Al revisar las cuentas impagas de Maroil Trading Inc., llama la atención que en septiembre de 2022 y en enero de 2023, la empresa exportaba gasolina premium de Venezuela a Dominica a precios internacionales. La última exportación de gasolina venezolana a Dominica se realizó en enero de 2023, ya con Tellechea como presidente de Pdvsa.

Reuters expuso a Maroil y Ruperti. Ruperti contraatacó afirmando que la auditoría lo había absuelto, pero sin proporcionar evidencias. Durante los nueve meses posteriores a sus declaraciones, Ruperti se ha encargado de silenciar a los funcionarios de alto y medio nivel de Pdvsa mediante intimidaciones o sobornos para que no hagan ruido sobre la trama de corrupción de Maroil. Las reuniones se llevan a cabo en privado y sin ningún tipo de minuta.

Maroil Trading Inc. es una empresa con operaciones en Suiza, Venezuela y Panamá, y puede ser demandada por responsabilidades contractuales.

Según Reuters, Maroil tenía la obligación de invertir 138 millones de dólares en reparaciones para el área de carga de coque, pero estas inversiones no se realizaron.