La UE rechazó las acciones del régimen de Daniel Ortega contra su embajador: “Nicaragua es una dictadura pura y dura”

0
254

El jefe para Asuntos Exteriores del bloque, Josep Borrell, recordó que la coalición ha “criticado y condenado la violación de los derechos humanos que allí se producen”, pero mantiene en lo que puede “la ayuda y cooperación” en el país

Infobae

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró este jueves que la postura del bloque sobre Nicaragua “está muy clara” y que las medidas del régimen de Daniel Ortega contra su nuevo embajador en el país latinoamericano en respuesta a su petición de democracia no los “va a callar”.

“Nuestra posición con respecto a Nicaragua está muy clara. Creemos que es una dictadura pura y dura, dura, dura”, afirmó Borrell en una entrevista para la agencia de noticias EFE.

El máximo líder de la diplomacia europea recordó que el bloque ha “criticado y condenado la violación de los derechos humanos que allí se producen”, pese a ello mantiene en lo que puede “la ayuda y cooperación” en el país.

“Y sí, de cuando en cuando ocurre eso, que como nuestras críticas no les gustan, pues retiran los plácets hechos a nuestros embajadores. Ya pasó con Venezuela, pero eso no nos va a callar”, aseguró Borrell.

El martes, Nicaragua retiró el plácet a Fernando Ponz debido a un comunicado divulgado por el organismo comunitario sobre la crisis que vive el país centroamericano desde hace cinco años.

En el comunicado del martes, la Unión Europea apoya una solución “democrática, pacífica y negociada” a la crisis sociopolítica en Nicaragua, 5 años después de que comenzaran las protestas contra la dictadura sandinista.

Recordaba, además, la “condena sistemática” del bloque europeo a la represión contra los manifestantes y que ha “pedido reiteradamente la liberación de todos los presos políticos, el pleno retorno al Estado de Derecho y el regreso de las organizaciones internacionales de derechos humanos al país”.

Igualmente, instaba al régimen nicaragüense a entablar un diálogo genuino e inclusivo con la sociedad sobre “sus demandas legítimas”.

Nicaragua respondió mediante una carta dirigida a la Oficina de Asuntos Exteriores de la UE, asegurando que “en estas circunstancias y frente al permanente asedio del derecho de nuestro pueblo a la soberanía nacional, no recibiremos a su representante”.

La crisis política que vive Nicaragua comenzó con las protestas del 18 de abril de 2018 por las reformas del sistema de seguro social.

Estos hechos acabaron con la muerte de al menos 355 personas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos nicaragüenses elevan la cifra a 684, y desencadenaron una ola de represión contra la disidencia.

El dictador nicaragüense reconoció que fueron “más de 300″ los muertos y mantiene que se trató de un intento de golpe de Estado.

La crisis política y social se acentuó tras las controvertidas elecciones generales del 7 de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.