Las luces y sombras de la política exterior del presidente Petro en su primer año

0
262

La política exterior de Colombia en el primer año de gobierno de Gustavo Petro ha sido variada, con momentos destacables como el restablecimiento de relaciones con Venezuela y el apoyo internacional a los esfuerzos de paz con el ELN. Sin embargo, también ha habido declaraciones ambiguas sobre temas como la agresión rusa a Ucrania y el intento de autogolpe de Estado en Perú, así como tensiones con el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Según los analistas consultados, estos episodios han respondido más a situaciones coyunturales que a una política exterior coherente y duradera. Incluso se ha sugerido que Petro ha buscado posicionarse como líder mundial, pero con resultados relativos. Mauricio Jaramillo, analista de la Universidad del Rosario, señala que parece haber poca coordinación entre Petro y el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que da la impresión de que se trata más de una política gubernamental que de una política exterior.

En cuanto a los ejes de la política exterior de Petro, se enfocan en la lucha contra el cambio climático y la transición energética, así como en la integración regional. Sin embargo, hasta el momento se han tomado pocas decisiones concretas en estos ámbitos. Juan Nicolás Garzón y Luisa Lozano, de la Universidad de la Sabana, destacan que el Gobierno ha sido consistente en su discurso ambiental, pero las iniciativas concretas han generado ciertas reservas. A pesar de esto, el tema del cambio climático se ha puesto en la agenda internacional.

En cuanto a Venezuela, Petro ha invertido tiempo y esfuerzo en su política exterior, logrando el restablecimiento de relaciones tempranamente. Sin embargo, debido a la falta de condiciones para unas elecciones transparentes y el desbloqueo del diálogo político, ha habido pocos avances. A pesar de esto, Colombia considera a Venezuela un actor clave en el proceso de paz con el ELN y se espera que el presidente Maduro coopere en este sentido.

En cuanto a las relaciones comerciales con Estados Unidos, no ha habido un deterioro como se anticipaba, y se destaca la fluidez con Washington, gracias al trabajo del embajador Luis Gilberto Murillo. Sin embargo, existe preocupación por el enfoque sobre las drogas y los resultados en la erradicación de cultivos de coca, especialmente entre los republicanos.

En general, se reconoce el éxito en el asunto con Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, aunque esto implica el desafío de establecer un tratado limítrofe con el vecino incómodo. Por otro lado, se critican los errores en algunos nombramientos diplomáticos, que demuestran prácticas politizadas en la carrera diplomática.

En resumen, el primer año de gobierno de Gustavo Petro ha tenido aciertos y desafíos en materia de política exterior, pero aún se espera una mayor articulación y coherencia en esta área.