Lo peor esta por venir

@DolarToday / Sep 10, 2013 @ 7:00 pm

Lo peor esta por venir

Cuando un experto eléctrico de la talla del ingeniero Ciro Portillo -como tantos otros- advirtió hace unos meses al Gobierno que el mes de septiembre es el pico del año en cuanto a consumo y, por lo tanto, podrían arreciar los apagones como consecuencia de la falta de mantenimiento que ya es vox populi dentro de la industria eléctrica Corpoelec, Jesse Chacón solo atinó a apostar con feroz soberbia que su designación como ministro de Energía era lo mejor que podía pasarle al país para resolver el tema de los apagones en un plazo de 100 días.

Nadie le creyó el necio disparate y los venezolanos comenzaron a descontar los días en cuenta regresiva hasta el martes pasado cuando se suscitó de forma sorpresiva el mayor apagón nacional en 3 años. La respuesta de la manipulación de la malla y el sabotaje ofrecida inmediatamente y sin investigar no pudo ser más chucuta y mediocre, además apunta torpemente a la FANB como responsable directo del incidente, ya que es el único ente que refuerza la vigilancia desde las diferentes plantas, tendidos y estaciones, a menos que sean labores compartidas con el G-2 cubano y no lo sepamos.

El apagón dejó en evidencia que ni Chacón ni Maduro ni la totalidad de las autoridades que conforman este gobierno cerrado, paranoico, altanero y arrogante escuchan las otras voces, la de quienes no forman parte de su estatus de poder y viven el día a día de la  crisis que se apoderó del país desde hace ya un tiempo, son incapaces de reconocer sus errores y de avistar lo inevitable, por el contrario prefieren seguir creyendo que lo están haciendo bien y que cada desastre obedece a un sabotaje aislado de algún extraviado agente del imperio con conexiones secretas con la apátrida oposición, que pensar que todo se puede poner peor si seguimos escurriendo el bulto e ignorando la bomba de tiempo que está a punto de explotarnos en la cara a todos sin distinciones de ningún tipo.

La tragedia de Amuay abrió también  un debate sobre el mantenimiento y seguridad de nuestra principal industria Pdvsa, pero el Gobierno prefiere convertir la ignorancia, el sapeo y la vista gorda en un acto de heroicidad, mientras la advertencia con estadística en mano, quieren convertirla en un acto de terrorismo y traición a la patria para que nadie se atreva a exponer las irregularidades.

Es el triste papel invertido que le tocó jugar a la gobernadora de Falcón, Stella Lugo, quien en vez de ser la investigada por la forma como se atendieron las víctimas, sucumbió al deseo de convertirse en verdugo de María Corina Machado y un grupo de diputados que fueron a “husmear” la situación de Paraguaná a un año de la tragedia de Amuay y cuya protesta quedó resumida en la lapidaria frase: “Lo peor está por venir”, suficiente para que el aprendiz de Goebbels, Ernesto Villegas, comparara la situación de Amuay y la frase de MCM con el ataque terrorista de las Torres Gemelas, sólo que en los sucesos del 11 de septiembre del 2001 se hizo evidente de inmediato el grupo terrorista responsable de las acciones y en Amuay, las diversas denuncias de magnicidio, los distintos escándalos de corrupción, y en el apagón del pasado martes, aún esperamos por un informe bien argumentado y concreto de lo que pasó y si la situación puede volver a repetirse.

Si Maduro considera que es un acto terrorista que en Venezuela alguien diga: “lo peor está por venir”, está claro que prefiere olvidar  u hacer caso omiso a que nuestro déficit fiscal este por tocar la campana del 15% del PIB, o prefiere pasar inadvertido un desabastecimiento del 50% en productos básicos, o la posibilidad que la inflación cierre en un 50%, o que tenemos una deuda soberana equivalente al 70% de nuestra economía, o que tenemos el nivel de reservas operativas más bajo desde 1998, o que el 90% de la administración pública es controlada por el PSUV y si hay corrupción claramente están involucrados los altos personeros de ese partido, que la crisis nos agarra con una producción menor a 2mm de barriles diarios, cifra mucho menor a la producida en los años 90, y que el ingreso petrolero es casi el 100% de nuestros ingresos totales en divisas, que los precios aumentan 35% de un día para otro en todos los rubros, que destruir la producción nacional a través de las expropiaciones obligó a la nación a importar toda nuestra dieta alimentaria al 60%, que tenemos los niveles de escasez de un país en guerra, que la situación ha empeorado en la refinería de Amuay debido a los problemas laborales y los señalamientos difundidos sobre la causa de la explosión y la seguridad industrial, que el Gobierno ignora el informe con declaraciones del personal de la refinería en la que se confirmó la presencia de una fuga incontrolada de gas en el Bloque 23, sin embargo no se activaron las alarmas ni se tuvo conocimiento de acción alguna para desalojar las áreas adyacentes, no quiere percatarse que Jesse Chacón continúa al frente del Ministerio de Energía y la presidencia de Corpoelec a pesar del desastre.

Nos quieren obligar a vivir a espaldas de la realidad.

DÁMASO JIMÉNEZ |  EL UNIVERSAL
@damasojimenez

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*