Madre de Navalny acude al cementerio un día después de su multitudinario entierro en Moscú

0
148

Se ha informado que varios «monumentos de recuerdo espontáneos» en honor a Navalny fueron destruidos en varias ciudades rusas, mientras que en San Petersburgo y Voronezh se retiraron las flores que habían sido colocadas.

Durante la mañana del sábado, la madre y la suegra del líder opositor ruso, Alexei Navalny, junto con muchas otras personas, llevaron flores a su tumba en Moscú. Esto ocurrió un día después de que miles de personas convirtieran su funeral en una de las mayores manifestaciones de disidencia en los últimos tiempos.

Aunque la policía tenía una fuerte presencia en el cementerio, la situación se mantuvo tranquila, según informó la cadena de televisión independiente rusa Dozhd. «La policía permite el paso de aquellos que desean despedirse del político y no apremia a nadie», señaló la cadena en su aplicación de mensajería Telegram, citando a uno de sus lectores presentes en el lugar.

Según Dozhd, algunos «monumentos de recuerdo espontáneos» dedicados a Navalny fueron destruidos en varias ciudades del país, y en San Petersburgo y Voronezh, entre otras, se retiraron las flores que habían sido colocadas.

A pesar de una intensa vigilancia policial, miles de personas se despidieron de Navalny en la víspera de su fallecimiento, que todavía no ha sido explicado, ocurrido hace dos semanas en una colonia penal en el Ártico. La multitud se congregó frente a una iglesia y al cementerio cercano en un suburbio nevado del sureste de la capital, coreando consignas a favor de Navalny y en contra del presidente Vladímir Putin y de la guerra en Ucrania.

Aunque la policía no intervino, al menos 106 personas fueron detenidas en actos celebrados en toda Rusia en memoria de Navalny, según informó OVD-Info, un grupo de defensa de los derechos humanos que monitorea las detenciones por motivos políticos. La mayoría de los arrestos se produjeron cuando las personas depositaban flores en monumentos a las víctimas de la represión soviética.

Navalny fue enterrado tras una breve ceremonia ortodoxa rusa. La multitud esperó a las puertas de la iglesia y luego se dirigió a la tumba con flores.

La viuda de Navalny, Yulia, no asistió al funeral, pero se comprometió a continuar el trabajo de su esposo y le agradeció por «26 años de felicidad absoluta».