Marruecos busca sobrevivientes en ciudades antiguas y pueblos de montaña tras el brutal sismo

0
220

Marruecos se encuentra en una carrera contra el tiempo para rescatar a los sobrevivientes y brindar apoyo a las víctimas del terremoto más devastador que ha golpeado al país en más de cien años. El domingo, soldados y cooperantes se movilizaron para llevar agua y suministros a las comunidades de montaña que quedaron en ruinas. Aunque se estima que más de 2.000 personas han perdido la vida, se espera que esta cifra siga aumentando.

Las personas que quedaron sin hogar a causa del terremoto pasaron la noche del sábado durmiendo al aire libre en las calles de la antigua ciudad de Marrakech o bajo carpas improvisadas en las poblaciones de las montañas del Atlas, una de las zonas más afectadas. Dado el terreno escarpado, los rescatistas han tenido dificultades para llegar a las pequeñas comunidades rurales donde se han registrado los mayores daños.

El sismo de magnitud 6,8 sacudió a la gente de sus camas y causó el derrumbe de edificios en pueblos y ciudades de montaña que no estaban diseñados para resistir un terremoto tan poderoso. Según el Ministerio del Interior de Marruecos, hasta el sábado por la noche se habían confirmado 2.012 muertes y al menos 2.059 heridos, de los cuales 1.404 se encontraban en estado crítico.

«Sentimos un fuerte temblor como si fuera el fin del mundo», relató Ayoub Toudite, residente de Moulay Brahim. «Diez segundos, y todo se vino abajo».

En señal de duelo, las banderas han sido izadas a media asta en todo Marruecos después de que el rey Mohammed VI decretara tres días de luto nacional a partir del domingo. El ejército ha movilizado equipos especializados de búsqueda y rescate, mientras que el rey ha ordenado la provisión de agua, alimentos y refugio para aquellos que han perdido sus hogares.

El rey también ha pedido a las mezquitas de todo el país que realicen oraciones por las víctimas, muchas de las cuales ya han sido enterradas mientras continúan los esfuerzos frenéticos de rescate.

La ayuda internacional ha comenzado a llegar y Naciones Unidas está coordinando con las autoridades marroquíes para determinar cómo los socios internacionales pueden brindar apoyo. Aunque el rey agradeció las ofertas de ayuda, no se ha pronunciado claramente sobre si Marruecos aceptará la asistencia de rescatistas extranjeros.

El epicentro del terremoto, el más fuerte en Marruecos en 120 años, se ubicó cerca de la localidad de Ighil en Al Haouz, a unos 70 kilómetros al sur de Marrakech. Al Haouz es conocido por sus hermosos valles y pueblos en la cordillera del Alto Atlas.

A unos 45 kilómetros al noreste del epicentro, los muros caídos dejaron al descubierto el interior de las casas dañadas, luego de que los escombros se deslizaran montaña abajo. En Moulay Brahim, una población rural de menos de 3.000 habitantes, las casas construidas con ladrillos y bloques de concreto resultaron inseguras o colapsaron por completo.

La devastación es evidente en todas las comunidades en las empinadas y serpenteantes laderas del Alto Atlas. Se pueden ver casas derrumbadas y personas llorando, mientras los equipos de rescate y la policía con cascos trasladan los cuerpos.

«Estaba durmiendo cuando ocurrió el terremoto. No pude escapar porque el techo me cayó encima. Estaba atrapada. Mis vecinos me salvaron, removiendo los escombros con sus propias manos», relató Fatna Bechar, residente de Moulay Brahim. «Ahora vivo con ellos porque mi casa quedó completamente destruida».

Hamid Idsalah, un guía de montaña de 72 años, comentó que él y muchos otros siguen con vida, pero que su futuro es incierto debido a la falta de recursos económicos para recuperarse.

Algunos comerciantes de Marrakech regresaron a trabajar el domingo por la mañana después de que el rey instara a la gente a reanudar la actividad económica y ordenara los preparativos para la reconstrucción de los edificios destruidos.

Durante gran parte del sábado, en la histórica ciudad de Marrakech se observaron multitudes en las calles que temían regresar a edificios que podrían ser inestables.

La famosa mezquita de Koutoubia en la ciudad sufrió daños, aunque aún se desconoce la magnitud. Los marroquíes han compartido videos en internet que muestran partes dañadas de la famosa muralla roja que rodea la medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El presidente de Turquía, país que sufrió un fuerte terremoto a principios de este año y perdió a decenas de miles de personas, se encuentra entre los líderes que han ofrecido su ayuda. A pesar de las numerosas ofertas de asistencia de todo el mundo, el gobierno marroquí aún no ha aceptado oficialmente la ayuda.

Por Infobae