Meta desbarató una gigantesca campaña de desinformación del régimen chino

0
452

La empresa matriz de Facebook, Meta, reveló recientemente que había descubierto una operación de larga duración pero ineficaz para influir en la opinión pública sobre China en las redes sociales. La campaña, conocida como «Spamouflage», ha estado activa desde 2018 y ha sido responsable de la creación y gestión de alrededor de 7.700 cuentas de Facebook y cientos de otras páginas, grupos y cuentas de Instagram que han promovido narrativas positivas sobre China y comentarios negativos sobre Estados Unidos y las políticas occidentales.

Meta ha considerado esta operación como la mayor operación de influencia multiplataforma conocida hasta la fecha, con presencia en al menos 50 servicios diferentes. Aunque los clusters de cuentas falsas estaban gestionados desde diferentes partes de China, compartían infraestructura digital y operaban con patrones de turno, incluyendo pausas para comer y cenar en horario de Beijing.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha declarado no tener conocimiento de estos hallazgos, pero ha instado a Meta a mantener la objetividad e imparcialidad y a eliminar eficazmente la información falsa relacionada con China. Por su parte, Meta ha eliminado todas las cuentas y páginas asociadas con la campaña «Spamouflage» y ha ampliado su rastreo para incluir plataformas más pequeñas como Medium, Reddit, Quora y Vimeo.

Aunque la campaña ha logrado acumular alrededor de 560.000 seguidores en sus páginas de Facebook, Meta ha afirmado que la mayoría de ellos son cuentas falsas compradas a operadores comerciales de spam. Además, la empresa ha destacado que la operación tenía una presencia limitada fuera de su propia cámara de eco falsa, lo que indica su falta de impacto real en la opinión pública.

En resumen, Meta ha detectado y eliminado una operación de influencia ineficaz pero de larga duración en las redes sociales, que buscaba promover narrativas positivas sobre China y comentarios negativos sobre Estados Unidos y las políticas occidentales. Aunque la operación fue grande, ruidosa y logró acumular seguidores falsos, su impacto real en la opinión pública fue limitado.