Migrantes venezolanos buscan una segunda o tercera migración en Europa o EE.UU.

0
229

Cada vez más se conocen historias de migrantes venezolanos que deciden moverse de los países a los que migraron originalmente.

Con Informacion de Frontera Viva

Esto ocurre, normalmente, desde América Latina hacia Estados Unidos, Canadá o Europa. Las motivaciones son variadas, pero la mayoría coinciden en que puede haber mejor calidad de vida, mejores pagos de salarios, mayor estabilidad y la posibilidad de reunirse con algunos familiares. 

Sin embargo, hacer una segunda migración no es tarea sencilla. De por sí, salir del país conlleva diversas complicaciones, pasar varios años en ese nuevo lugar y buscar establecerse en otro sitio no es fácil. No obstante los migrantes venezolanos, especialmente los más jóvenes, han pensado en esta posibilidad. 

Según datos de la Plataforma de Coordinación Interangencial para Refugiados y migrantes de Venezuela (R4V) son más de 7 millones 700 mil migrantes y refugiados venezolanos en el mundo. De ellos, 6 millones y medio viven en América Latina y el Caribe. La mayoría de los migrantes venezolanos están en Colombia con una cifra que casi alcanza los 3 millones de personas. 

Jóvenes migrantes venezolanos con intenciones de un nuevo destino 

Según los datos de R4V, en Chile habitan 444.423 venezolanos. Entre 2014 y 2019, Chile fue uno de los países americanos que más recibía a criollos. Especialmente a jóvenes que buscaban en este país una suerte de estabilidad económica que no se conseguía en otros destinos del sur del continente. Sin embargo, la desigualdad, los cambios políticos, las protestas en las calles y la xenofobia han hecho que algunos venezolanos evalúen la idea de irse del suelo austral con miras hacia el norte. 

Carla Velásquez es una joven chef venezolana. En Caracas trabajó en distintos restaurantes y también tenía un emprendimiento. Carla también aprendió diseño y otras habilidades que le permitieron buscarse nuevos caminos fuera de Venezuela. Su primera migración fue a Colombia. Sin embargo, el 1 de enero de 2018 llegó a Santiago de Chile para establecerse y tener una nueva vida. 

“Me fui de Venezuela porque estaba buscando mejores oportunidades laborales y un lugar donde pudiera tener calidad de vida”, dijo Carla a Efecto Cocuyo. Aunque confiesa que ha vivido buenos momentos en el país sureño, Carla ahora piensa en un nuevo destino: Estados Unidos o España. 

“Me gustaría irme a un lugar más estable”, comentó la joven chef venezolana. Una de sus principales preocupaciones a la hora de emprender una nueva migración es las leyes de los países hacia los migrantes. “En Chile ha sido una odisea tener la residencia definitiva y eso me limita mucho a nivel laboral. No quiero volver a pasar por eso si voy de nuevo a otro país”, confesó Velásquez. 

Según las cifras de R4V, en Estados Unidos hay cerca de 542 mil migrantes venezolanos. Aunque este número corresponde a 2022. Habría que sumarle los miles de venezolanos que han llegado a tierras norteamericanas en los últimos dos años. Mientras tanto, en España hay poco más de 477 mil migrantes y refugiados venezolanos, siendo el país que europeo que mayor cantidad de criollos acumula. 

Así como Carla, hay miles de venezolanos que se plantean salir de los países a los que migraron originalmente y sus razones pueden ser muy diversas. Victor Almeida es artista del tatuaje y habitante de Quito, Ecuador, considera que estaría mejor en otro país y que ha pensado irse en varias ocasiones. En su caso el principal motivo es la inseguridad que se vive en parte del país meridional. 

“Tengo una hija y todos los días pienso en que pueda crecer tranquila sin esa preocupación que le va a pasar algo. Por razones ajenas no nos hemos ido del país pero por mí ya hace años me hubiese ido”, comentó Almeida a Efecto Cocuyo en días anteriores. La violencia en las calles de Caracas fue una de las principales razones que motivó a Víctor para irse a buscar mejor vida en otro país. Sin embargo, al encontrarse con un escenario similar actualmente en Ecuador confiesa sentirse indignado, como cuando vivía en la capital venezolana. 

“Desde que llegué a Quito la inseguridad a incrementado mucho, aún no siento lo que sentía en Caracas pero poco a poco esa sensación se va igualando, espero que no sea así”, dijo el venezolano a Efecto Cocuyo. 

Con información de Efecto Cocuyo