Migrar desde el interior del país: “En Caracas sobrevive el más astuto”

0
746

Aunque no se cuenta con estadísticas precisas sobre el número de venezolanos que se han desplazado a Caracas en los últimos dos años en busca de oportunidades dentro del país, se sabe que han sido miles de personas

Por El Nacional

Venezuela, un país donde la migración se ha convertido en parte normal del día a día de sus ciudadanos en los últimos años, ofrece una oportunidad de sobrevivir en Caracas, aunque no todos cuentan con los recursos necesarios para hacerlo.

«Este gobierno ha posibilitado una nueva migración rural-urbana en el sentido tradicional que se experimentó en la década de 1960, cuando las personas se trasladaban del campo a Caracas», dijo un analista, bajo anonimato.

Hace unos años, uno de los trámites más solicitados por los venezolanos era el pasaporte, un documento que desde el año 2020 se ha vuelto casi inalcanzable debido a los altos costos. Actualmente, Venezuela se encuentra entre los cuatro países con los pasaportes más costosos del mundo, con un valor de 216 dólares. Un venezolano promedio necesita alrededor de 40 salarios mínimos para poder solicitar el documento.

No hay que olvidar que el gobierno de Nicolás Maduro anunció el 1 de mayo que no habría aumentos salariales, ofreciendo a los profesionales de la salud, educación, seguridad, entre otros, un salario de 130 bolívares soberanos (equivalente a 5 dólares según la tasa oficial del BCV) al mes, junto con un bono llamado «guerra económica» de 30 a 40 dólares mensuales.

No existen contratos colectivos en la actualidad debido a la difícil situación económica que se vive en Venezuela. Según estudios, los venezolanos necesitarían casi 102 salarios mínimos para cubrir el costo de la canasta alimentaria familiar, que en abril superó los 500 dólares al mes.

Aunque no se cuenta con estadísticas precisas sobre el número de venezolanos que se han desplazado a Caracas en los últimos dos años en busca de oportunidades dentro del país, se sabe que han sido miles de personas.

Las personas jóvenes son las que anhelan salir de su patria en busca de oportunidades. Algunos cuentan con el apoyo de familiares en el extranjero, otros tienen doble nacionalidad, pero un gran porcentaje no cuenta con apoyo financiero.

Sin embargo, algo ocurrió específicamente en Caracas durante los meses de la pandemia, ya que los venezolanos se activaron con nuevos proyectos, generando un flujo económico en el país. Aplicaciones de entrega a domicilio ingresaron al mercado. Almacenes y emprendimientos gastronómicos se han ubicado en la capital. Con la demanda de estas aplicaciones, han llegado venezolanos de todos los estados a Caracas en busca de trabajo y nuevas oportunidades, ya que muchos empleos se vieron afectados debido a la pandemia.

En lo que va de este año 2023, los jóvenes venezolanos con pocos recursos han tomado la decisión de abandonar sus estados y trasladarse a Caracas, ya que ha surgido la posibilidad de sueldos en dólares y cierta estabilidad económica.

Caracas, ¿tierra de posibilidades?

Hablamos con Paula, una caraqueña, y se le preguntó si ha notado un aumento en la población y una mejora en la economía en los últimos dos años. «Desde el año 2022, hay muchos jóvenes nuevos que se hacen notar en las calles, provenientes de todos los estados del país. Sin duda alguna, el aumento en el empleo ha generado una mejora en la economía”, dijo.

Sin embargo, 2023 no ha sido bueno. La inflación afecta cualquier intento de estabilidad. “En Caracas sobrevive el más astuto”, señaló.

En este momento, Paula trabaja como asistente médico y su sueldo mensual es de 150 dólares, los cuales están destinados casi únicamente a la alimentación. Además, es soltera y vive en casa de su madre, ya que no puede permitirse pagar un alquiler.

“Las oportunidades en Venezuela son limitadas, en cuanto a las contrataciones legales, prácticamente no existen. Antes solían hacerte contratos, pero aquí no hay leyes para nadie. No sé cómo hacen los jóvenes que deben costear un alquiler”, concluyó.

Andrea Reyes, una joven de 26 años de edad originaria del estado de Trujillo, decidió probar suerte en la capital, luego de haber vivido un tiempo en Colombia. Al preguntarle sobre su decisión de vivir en Caracas, mencionó que inicialmente no estaba segura y simplemente quería probar para luego tomar una decisión. Sin embargo, estar más cerca de su familia y tener mayores oportunidades de empleo fueron los factores determinantes que la llevaron a quedarse en la ciudad.

Se le consultó si regresar a Colombia es una opción para ella, a lo que respondió afirmativamente. “Vine a Venezuela en julio de 2022 por un mes debido a situaciones personales y familiares. También noté una mejoría en la economía de Venezuela, por lo que decidí quedarme”, señaló.

Cuando se le preguntó sobre su experiencia para encontrar trabajo en Caracas, Reyes mencionó que tuvo la suerte de entregar su currículum en dos lugares y fue seleccionada para entrevistas en ambos. Desde entonces, ha estado trabajando en una de esas empresas durante siete meses.

“El salario mínimo en Venezuela es de 130 bolívares soberanos, y las empresas acuerdan pagar una cantidad adicional fuera del sueldo base. Las empresas suelen pagar un mínimo de 30 dólares por semana, pero puede llegar hasta 60, 80 o más dependiendo del empleo”, dijo.

En cuanto al gasto en comida, mencionó que para una persona, un mercado quincenal puede ser de alrededor de 50 dólares. En cuanto a comer en la calle, el costo depende del tipo de comida. Para comida callejera, una pareja puede comer bien y sabroso con alrededor de 10 dólares. Si se opta por un restaurante, el costo puede variar entre 10 y 20 dólares.

La migración interna en Venezuela sigue siendo una realidad para muchos ciudadanos en busca de mejores oportunidades económicas y laborales. Aunque Caracas se presenta como un destino prometedor para algunos, la falta de leyes y la inestabilidad económica siguen siendo desafíos significativos. Los altos costos de pasaportes y la dificultad para cubrir las necesidades básicas con los salarios mínimos reflejan la difícil situación que enfrentan los venezolanos en su propio país.