Millones de estadounidenses hablan «spanglish».

0
490

Este experto dice que es un superpoder

(CNN) — José Medina creció en Texas y, siendo apenas un niño, sus maestros le prohibieron hablar español en el aula. Sus padres, por su lado, le prohibieron hablar inglés en su casa.

Medina nunca sintió que pertenecía. Pero años más tarde, cuando él mismo se convirtió en maestro y,  dice que sin darse cuenta, comenzó a hacer lo mismo.

«Me convertí en el maestro que les decía a los niños: ‘Así no se dice’. No se dice así (NdR: en español). Porque eso era lo que me enseñaron», dijo Medina a CNN en una entrevista reciente.

Medina dice que corregía la forma en que los estudiantes e incluso los miembros de su familia hablaban tanto inglés como español, y evitaba que mezclaran los dos idiomas.

Ahora, el consultor educativo e investigador de idiomas de 52 años está tratando de enseñar a otros a usar un enfoque diferente. Está trabajando con distritos escolares de todo el país para crear y hacer crecer programas bilingües que valoren los idiomas del hogar tanto como el inglés. Y obtuvo millones de visitas y me gusta en TikTok, y más de 131.000 seguidores en la plataforma, al compartir un mensaje que él mismo desearía haber escuchado décadas atrás.

«Hablar ‘spanglish’ es un superpoder», dice Medina. Uno que no ha recibido la atención que merece, ni dentro ni fuera del aula.

«Es algo que debemos abrazar en lugar de temer», dice.

Por qué ve el «Spanglish» como una fortaleza

Medina dice que hay tres formas de hablar «spanglish»:

• Alternando entre inglés y español en una oración.

• Usando o creando palabras que mezclen español e inglés, como troca (combinando la palabra inglesa ‘truck’ con una terminación en español) o planching (combinando la palabra española planchar con una terminación en inglés).

• Aplicando la sintaxis de un idioma a otro, por ejemplo: «The car red is driving down the street», en español «El auto rojo está conduciendo por la calle». (En español, los adjetivos generalmente vienen después de los sustantivos).

Algunos de los TikToks más populares de Medina celebran ejemplos de estas combinaciones.

«Si escuchas a alguien hablando en ‘spanglish’, ¡no odies! Se envidioso, pero en el buen sentido», dice Medina en un TikTok, argumentando que «las personas multilingües que hablan ‘spanglish’ están funcionando en altos niveles de pensamiento cognitivo» mientras mezclan y combinan palabras «de su repertorio lingüístico completo».

«El ‘spanglish’ no es solo una situación fortuita en la que alguien simplemente mezcla los dos idiomas. Hay rima y razón y patrón… Es una habilidad», dijo Medina a CNN.

Desde que Medina publicó su primer video sobre el «spanglish» en mayo de 2020, fue visto más de 1,3 millones de veces y obtuvo más de 300.000 me gusta en la plataforma. Y continuó compartiendo sus pensamientos sobre el tema en numerosas publicaciones.

Él comparte su propia experiencia como lo que llama un «opresor lingüístico en recuperación», y señala que los maestros en la escuela y los padres en el hogar —como le ocurrió a él mismo alguna vez— a menudo se interponen sin querer en el camino del potencial de los niños para aprender y crecer cuando les dicen que dejen de hablar «spanglish».

Durante años, Medina fue una voz destacada en la educación bilingüe. Su consultora —Dr. José Medina Educational Solutions—, asesora a los distritos escolares de todo el país. Es coautor de guías ampliamente utilizadas, es investigador y también formador de docentes. Pero dice que los videos de TikTok que comenzó a hacer por capricho y como un pasatiempo pandémico le dieron la oportunidad de llegar a una audiencia aún más amplia.

«Tengo tantas familias con hijos que se acercan y me dicen: ‘Gracias, gracias por ser tú mismo. Gracias por elevar el ‘spanglish’. Gracias por hacerme entender que mucho de esto no es mi culpa’!, dice Medina.

Otro experto dice que el «spanglish» es «el idioma híbrido de más rápido crecimiento en el mundo»

Medina no es el único experto que defiende el «spanglish».

Ilan Stavans, profesor de Amherst College, ha estado presionando por un mayor reconocimiento de la importancia del fenómeno durante años.

Stavans dice que es imposible saber exactamente cuántas personas hablan «spanglish», pero que no hay duda de que millones en EE.UU. conversan regularmente en lo que él llama «el idioma híbrido de más rápido crecimiento en el mundo».

Stavans, autor del libro de 2003 «Spanglish: The Making of a New American Language» y de traducciones al «spanglish» de varios clásicos literarios, como «Alicia’s Aventuras en Wonderlandia». Dice que desde hace décadas muchos reaccionan con sorpresa e ira cuando se enteraron de su obra.

Según él, en la acualidad el «spanglish» es mucho mejor entendido y aceptado como una parte de la vida estadounidense.

Pero eso no quiere decir que todavía no tenga sus críticos.

«Es muy controvertido», dice Stavans, y señala que su trabajo sobre el «spanglish» ha provocado la oposición de algunos que piensan que su uso socava tanto al inglés y como al español.

«Pero a pesar de todas esas voces en contra, el ‘spanglish’ continúa desarrollándose bastante rápido», dice Stavans.

Stavans rastrea los orígenes del spanglish «por lo menos 150 años» atrás, hasta los días posteriores a la finalización de la Guerra México-Estadounidense, cuando vastas franjas de México se convirtieron en parte de Estados Unidos. En este momento, hay más hispanohablantes viviendo en Estados Unidos que en España. Para 2050, podría haber más hispanohablantes en Estados Unidos que en cualquier otro país del mundo. Y con cada nuevo grupo de inmigrantes de habla hispana que llega al país y la exploración de su identidad por parte de cada nueva generación, dice Stavans, el spanglish continurá y evolucionará.

«Llegó para quedarse», dice Stavans.

Un recuerdo de su maestra riéndose de él todavía lo persigue

A pesar de las profundas raíces del «spanglish» en Estados Unidos, Medina dice que su uso estaba mal visto cuando él era un niño en El Paso, Texas, y luchaba por encajar.

«Mi español nunca fue lo suficientemente bueno para los de México, pero mi inglés nunca fue lo suficientemente bueno para los de aquí», recuerda.

En la escuela primaria, no le permitieron hablar español, el idioma que hablaba con sus padres nacidos en México en su casa, y su maestra de primer grado incluso cambió su nombre, sin preguntarle, de José a Joe.

Todavía recuerda lo humillante que fue eso.

Nunca olvidará la forma en que ella se rió de él cuando un día admitió que no sabía una palabra de un libro que acababa de leer en clase: servilleta.

Incluso ahora, décadas después, esos recuerdos le duelen y se han quedado con él.

Los comparte en un libro infantil sobre su vida que algunas escuelas ahora usan en programas de educación dual. En el libro ilustrado de poemas, describe su recorrido, desde ser ridiculizado en la escuela hasta convertirse eventualmente en el director de una escuela que atiende a muchos estudiantes como él.

El momento en que su maestra de primer grado se rió de él por no saber la palabra “servilleta” está representado en un libro infantil que Medina escribió sobre su vida.

Y también describe el mensaje que les dio a los estudiantes en su primer día como director de una escuela primaria de Texas: No importa el idioma que hablen, “son bienvenidos y amados”.

Muchas cosas cambiaron desde sus días de estudiante. Pero Medina teme que en algunas aulas de EE.UU., los niños todavía están siendo reprimidos, tal como lo fue él en primer grado, y está haciendo todo lo posible para evitar que eso suceda.

«Estamos lastimando a los niños cuando en realidad no aprovechamos todo lo que traen al salón de clases», dice.

Y TikTok es solo una de las herramientas que está usando para impulsar el cambio.

Los maestros también están escuchando su mensaje

Medina mira una cuadrícula de rostros que asienten con la cabeza en la pantalla de su computadora. Acaba de explicar una parte clave de la lección del día en Zoom a un grupo de maestros del Distrito Escolar Independiente de San Elizario, en las afueras de El Paso.

Su enfoque para esta sesión de capacitación fue la forma en que los estudiantes seleccionan las palabras que necesitan de todas las palabras que conocen en cualquier idioma según el contexto.

Medina dice que tuvo un «momento de iluminación» años atrás cuando aprendió este concepto, conocido como «translenguaje», y elaborado por una destacada investigadora de idiomas en la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Esa investigación, dice, lo llevó a darse cuenta de todas las veces que había sido un «opresor lingüístico».

Medina posa con educadores después de dar un discurso de apertura en la conferencia de la Asociación de Educación Bilingüe de Texas en Dallas, Texas.

«Durante mucho tiempo, realmente viví bajo el malentendido de que de alguna manera tenía una persona monolingüe que hablaba español dentro de mi mente junto a una persona monolingüe que hablaba inglés, y esas dos personas nunca se encontrarían», dice Medina.

Pero hoy, Medina les recuerda a los maestros de San Elizario que la burbuja del lenguaje dentro de la mente de un estudiante contiene una mezcla de palabras de las que puede hacer uso, desde el lenguaje académico que a menudo se prefiere en el entorno escolar hasta el lenguaje social que se usa para hablar con amigos.

«Tenemos ‘spanglish’ por toda esa burbuja. Y está viva y en constante cambio. Y un idioma nunca comienza y el otro nunca termina”, dice Medina. «Solo las escuelas nos han enseñado a separar el idioma, porque estamos muy centrados en el inglés en Estados Unidos».

Qué deben hacer los maestros cuando los estudiantes usan «spanglish»

Entonces, ¿qué deben hacer los maestros si un estudiante dice una palabra en «spanglish» u en cualquier otro idioma que aprendió a hablar fuera del aula?

Apóyalo, dice Medina, escuchando lo que dice y usándolo como punto de partida para explorar y explicar cómo decir lo mismo de otras maneras.

«La palabra ‘spanglish’ no tiene que ser escupida o erradicada para que eso suceda… No significa que no enseñemos a los niños a navegar por diferentes registros», dice. «Simplemente significa que no tenemos que destruir el idioma del hogar y la comunidad para hacer eso».

Susana Frescas, administradora de programas de instrucción de San Elizario, dice que esta filosofía resonó entre los maestros de su distrito y que ha visto cuánto ayuda a los estudiantes en el salón de clases.

«Se trata solo de respetar y validar… No se trata de, ‘no, no se dice así’, porque eso genera que los niños tengan miedo incluso de hablar», dice ella. «Es una forma más amable y gentil».

Él mira su foto de primer grado como un recordatorio

Mientras Medina continúa trabajando para difundir su mensaje, mantiene su foto de clase de primer grado en la firma de cada correo electrónico que envía y la pone en la primera diapositiva de cada presentación que hace.

Medina comparte su foto de primer grado como un recordatorio.

Para Medina, esa imagen de un niño pequeño con un corte de pelo tipo taza es un recordatorio del trauma que sufrió cuando era un joven estudiante y lo lejos que ha llegado. También es un recordatorio de hasta dónde tiene que llegar el sistema educativo para asegurarse de que los niños reciban apoyo y se animen a ser quienes son.

En sus videos de TikTok, Medina ofrece comentarios en inglés y español. A veces también salpica con palabras de otros idiomas.

Pero el «spanglish», dice, es el idioma de su corazón. Y ahora, está orgulloso de hablarlo.