Murió en prisión Alexei Navalny, el máximo opositor a Vladimir Putin en Rusia

0
320


Este viernes, el prominente crítico del gobierno ruso, Alexei Navalny, falleció inesperadamente en el establecimiento carcelario situado en la región ártica donde había estado recluido desde diciembre del año anterior, de acuerdo a lo divulgado por las autoridades penitenciarias de Yamalo-Nenets, donde Navalny estaba cumpliendo su sentencia.

El comunicado oficial relató que, tras intentos fallidos de reanimación, el equipo médico confirmó el fallecimiento de Navalny, quien tenía 47 años. En estos momentos se está investigando la causa exacta de su muerte. El texto especificó: «El 16 de febrero de 2024, Navalny A.A. experimentó un malestar después de regresar de un paseo en el centro penitenciario N°3.»

Navalny estaba cumpliendo una pena de 19 años por cargos de «extremismo».

Por otro lado, el Kremlin se ha desmarcado de tener conocimiento sobre las circunstancias de la muerte de Navalny. Dmitri Peskov, portavoz presidencial, se pronunció poco después de que trascendiera la noticia, declarando que «los detalles deben ser esclarecidos por los médicos», según reportes de la agencia TASS. Aseguró además que el presidente Vladimir Putin ya ha sido notificado sobre el suceso.

Kira Yarmish, la vocera de Navalny, manifestó que los aliados del fallecido aún no han recibido confirmación oficial de su muerte y que su abogado se dirigirá pronto a la región de Yamalo-Nénets para obtener más información.

Previo a su último traslado, Navalny fue movido desde una prisión cercana a Moscú a otra en la remota región del Ártico, cerca de los Urales. El pequeño pueblo de Jarp, hogar de cerca de 6,000 personas, está ubicado a aproximadamente 2.000 kilómetros de Moscú, a unas 45 horas en tren.

Jarp se encuentra a menos de 50 kilómetros de Salejard, capital administrativa de la región, un territorio extenso con una población de apenas medio millón de personas.

Iván Zhdánov, un colaborador de Navalny en el exilio, mencionó que la prisión es apodada «Lobo polar» y es considerada una de las más aisladas de Rusia.

Navalny, el más férreo opositor de Vladimir Putin y conocido por su lucha contra la corrupción de la élite rusa, estaba decidido a continuar su enfrentamiento contra el Kremlin tras sobrevivir un intento de envenenamiento. Este abogado decidió regresar a Moscú en enero de 2021, donde fue detenido inmediatamente al llegar.

Este regreso parecía improbable en agosto de 2020, cuando Navalny fue evacuado a Berlín en un vuelo médico tras enfermarse repentinamente en Siberia. Después de tres semanas en coma, análisis en tres laboratorios europeos confirmaron que fue envenenado con un agente neurotóxico del grupo Novichok.

Después de recuperarse de este ataque, Navalny acusó directamente a Putin de estar detrás del intento de asesinato, algo que el presidente negó rotundamente.

A lo largo de los años, Navalny ha sido objeto de múltiples ataques y ha denunciado una persecución política por parte del Estado ruso. Ha sido arrestado en diversas ocasiones y ha sufrido ataques físicos, incluido uno que le causó daño en un ojo.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que sus arrestos tenían motivaciones políticas, violando sus derechos humanos, fallo que Rusia ha cuestionado.

A pesar de los desafíos y amenazas, Navalny mantuvo su compromiso con su causa política, afirmando en varias ocasiones su satisfacción por el apoyo recibido y su felicidad por hacer el trabajo que amaba.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han manifestado su preocupación por el bienestar de Navalny, quien ha sido visto como el principal rival del Kremlin. El pasado 7 de diciembre, desde prisión, instó a votar contra Putin en las elecciones del 17 de marzo de 2024.