Naibelys Noel, una madre venezolana condenada a pena máxima por un crimen que no cometió

0
330

Naibelys Noel, una joven venezolana, ha sido condenada a 30 años de prisión por su presunto papel en el asesinato de su hijo de 18 meses en 2019. Esta sentencia ha generado indignación por parte de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, quienes argumentan que Noel ha sido criminalizada solo por ser madre. Mientras tanto, su pareja, quien cometió el infanticidio, cumple una pena de 15 años de cárcel desde el año pasado.

El trágico suceso ocurrió el 17 de agosto de 2019, cuando José Teodoro González, en medio de una pelea porque Noel había decidido terminar la relación, golpeó brutalmente al bebé hasta matarlo. La joven encontró a su hijo sin vida en el hospital de Santo Domingo, un pueblo en el páramo andino. González abandonó al pequeño y se dio a la fuga, pero fue arrestado días después y confesó el crimen, lo que le llevó a recibir una pena reducida de 15 años por el infanticidio.

Naibelys Noel fue detenida el mismo día en que encontró a su hijo muerto en el hospital. Recientemente, fue sentenciada a 30 años de prisión por omisión en la ejecución del delito de homicidio intencional calificado con alevosía y por motivos innobles contra el menor.

La Coalición Feminista contra la Violencia Judicial ha denunciado un patrón machista en Venezuela que resulta en penas desproporcionadas para las mujeres y sentencias estereotipadas. Según el abogado Iván Toro, miembro del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes, que asiste en el caso, la juez y la fiscal se centraron en estereotipos de género durante el proceso judicial. La fiscal argumentó que Noel había entregado a su hijo al asesino por estar enamorada y que era una buena pareja pero una mala madre. Estas conclusiones llevaron a la imposición de la condena de 30 años por supuesto descuido del niño.

El abogado defensor señala que el propio homicida ha declarado la inocencia de Naibelys al asumir su responsabilidad, pero las audiencias de los juicios no se graban desde hace varios años en los tribunales del Estado de Mérida debido a la falta de recursos, una situación precaria que afecta a todo el sistema judicial venezolano.

Durante el juicio, se pudo demostrar que Naibelys fue víctima de violencia física, psicológica, sexual y tortura por parte de su agresor. Sin embargo, la juez Lucy Terán no consideró estos hechos, admitiendo todas las acusaciones de la fiscal Geraldy Gavidia, que la defensa considera subjetivas y estereotipadas.

Naibelys Noel, al igual que muchas jóvenes latinoamericanas, buscaba independizarse de su hogar en situación de pobreza. A los 21 años y con un bebé, conoció a José Teodoro González y decidió mudarse con él a Los Andes desde Cabudare, en el estado Lara.

Después de un mes viviendo juntos en Santo Domingo, Naibelys no estaba satisfecha con el trato de González hacia ella y su hijo, por lo que decidió terminar la relación. Sin embargo, el hombre prometió cambiar y, en una situación de vulnerabilidad, la joven decidió regresar a la casa. González la sometió a abusos y la mantuvo bajo llave, impidiéndole salir y quitándole su teléfono. Naibelys intentó denunciarlo en dos ocasiones, pero no pudo hacerlo. Incluso, familiares del agresor también lo denunciaron por las escenas de violencia que presenciaban.

El caso de Naibelys ha sido expuesto en el Comité Cedaw en Ginebra por la Comisión de la ULA contra la Violencia de Género. Amnistía Internacional también ha denunciado que Naibelys ha sido sometida a violencia vicaria y ha sido revictimizada durante el proceso judicial.

La defensa está preparando una serie de apelaciones y la coalición llevará el caso a instancias internacionales para buscar justicia. Además, se está investigando otros casos de madres que han sido judicializadas. En la prisión donde se encuentra Naibelys Noel, el Centro Penitenciario de la Región Andina en San Juan de Lagunillas, hay al menos otros tres casos similares.