Netflix busca dominar el entretenimiento mundial con K-dramas

0
378

Se reunieron en una sala de conferencias ubicada en un piso 20 en Seúl y bautizada con el nombre de un proyecto exitoso con talento coreano —Okja, una película de 2017 sobre la devoción de una niña a un supercerdo modificado genéticamente— para hablar sobre otra producción que esperan que también se convierta en un gran éxito.

Por: The New York Times

Rápidamente, la reunión del equipo de Netflix en Corea del Sur se convirtió en un infeliz grupo de discusión, pues hubo un aluvión de críticas al guion de una serie de fantasía sobre el tránsito a la madurez.

Una persona aseguró que el argumento incluía demasiados elementos fantásticos (y extraños) en lugar de concentrarse en los personajes y la trama. A otra persona le pareció que los componentes creativos eran muy difíciles de entender y estaban fuera de lugar.

Al final, el ejecutivo que defendía el proyecto ofreció un diagnóstico: el guionista había visto demasiados programas de Netflix.

Inspirado por el éxito que ha tenido el servicio de emisión en continuo para convertir series coreanas en éxitos internacionales, el guionista quería que esta serie también tuviera repercusiones globales y pensó que las florituras más inverosímiles serían atractivas en el extranjero.

La solución, según el ejecutivo, era lo contrario. El guion tenía que “coreanizar” la serie, basarla en el realismo local y convertir algunos personajes extranjeros en coreanos.

Puedes leer la nota completa en The New York Times